El Papa llamó a terminar con "el colonialismo en el Africa"

El Papa inauguró ayer en el Vaticano el segundo Sínodo especial de Africa con un llamado contra la explotación de los recursos del continente más pobre y postergado del planeta. También afirmó que "el colonialismo no ha terminado del todo", criticó a los países desarrollados por exportar a Africa "tóxicos residuos espirituales" y advirtió el peligro del "fundamentalismo religioso".
Del Sínodo participan 244 prelados de todo el mundo, entre ellos 197 obispos africanos. El encuentro durará hasta el 25 de este mes.

Cuando se habla de los tesoros de Africa, se piensa en los grandes recursos de ese continente, "lo que desgraciadamente sigue conduciendo al saqueo, los conflictos y la corrupción", dijo Benedicto XVI. El pontífice destacó que Africa es el verdadero "pulmón espiritual" del mundo, "para una humanidad que se muestra en crisis de fe y de esperanza", agregó. "Pero también este pulmón puede enfermarse". Las dos enfermedades que amenazan en este momento al continente de 54 países y casi mil millones de habitantes en rápido crecimiento son, según Benedicto XVI, "el fundamentalismo religioso y el materialismo práctico", males que ya se han extendido en el Primer Mundo que "ha exportado y exporta tóxicos desechos espirituales".

El Sínodo se inauguró con una ceremonia religiosa plena ambiente africano en la basílica de San Pedro, con cánticos religiosos del Africa negra. El nuevo Sínodo sucede al que inauguró el 10 de abril de 1994 el Papa Juan Pablo II.

Africa es el continente en el que la Iglesia se encuentra en mayor expansión. El número de católicos pasó de 55 millones en 1978 a 164 millones en 2007, mientras que los sacerdotes subieron de 26 mil a 34 mil en el mismo período. Los 14 cardenales del continente africano están presentes en el Sínodo del Vaticano.

Comentá la nota