Papa: "La guerra no es solución"

La guerra y el odio no son la solución de los problemas", dijo ayer el Papa durante la tradicional bendición del "Angelus" de los domingos a la multitud que se reunió en la plaza de San Pedro y lo aclamó. Benedicto XVI se refería al desarrollo desastroso de los bombardeos aéreos y la invasión terrestre israelí en Gaza, que han causado ya más de 500 muertos y dos mil heridos.
"Las dramáticas noticias que nos llegan de Gaza muestran cuánto el rechazo del diálogo lleva a situaciones que pesan en forma indecible sobre las poblaciones, una vez más víctimas del odio y de la guerra", agregó el pontífice.

El Papa imploró a Israel y Hamas que pongan "inmediato fin" al conflicto en Gaza. También pidió "justicia y paz" en Tierra Santa.

Benedicto XVI mantuvo un riguroso equilibrio diplomático en una tragedia en la que el Vaticano quiere jugar un rol apaciguador de cuño cristiano ante un conflicto que protagonizan judíos y musulmanes.

El pontífice eligió la defensa a ultranza de las poblaciones civiles. Dijo que se unía a los patriarcas y los jefes de las Iglesias cristianas de Jerusalén, que llamaron a sus fieles a rezar por el fin del conflicto "e implorar justicia y paz para su tierra".

"Me uno a ellos y les pido también a ustedes que hagan lo mismo a fin de que Dios bendiga con el consuelo, la paciencia y la paz que vienen de El", señaló el Papa a la multitud que estaba en la plaza. "Recemos para que el Niño del pesebre inspire a las autoridades y los responsables de ambos frentes, a una acción inmediata para poner fin a la actual trágica situación", concluyó.

El Papa, que irá a Africa en marzo, tiene programado un "viaje de los viajes" a Tierra Santa, que había sido previsto para mayo. La guerra pone en riesgo la peregrinación apostólica, que comprendería Jordania, Jerusalén, Belén y los territorios palestinos.

Comentá la nota