Di Paola: "El desafío es mantener un fuerte compromiso"

José María Di Paola es un sacerdote de 44 años ,que trabaja desde hace poco más de una década en la Villa 21 de la ciudad de Buenos Aires, uno de los conglomerados más pobres del país. Más conocido por su apodo Pepe, Di Paola saltó a la fama cuando los medios de todo el país pusieron su atención en él porque había sido uno de los curas amenazados por los traficantes y vendedores de drogas que lucran con el paco en la Villa 21.
"La villa no es símbolo, sino víctima del narcotráfico", dijo en esa oportunidad y lo reiteró ayer en la Jornada Constructores de la Sociedad que realizó en la UNNE la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz, en la que fue uno de los disertantes. "El desafío es mantener un fuerte compromiso con los más necesitados", señaló.

Ante una sala colmada, Di Paola explicó cuál es el trabajo que realiza como sacerdote en una de las villas más pobres del país. Tras recordar que las parroquias de las villas siempre han asumido un compromiso solidario con los más necesitados, describió el problema que enfrentan los jóvenes de menores recursos, y en ese sentido remarcó la labor evangelizadora de los religiosos que trabajan en las villas, conocidos como "curas villeros", que orientan su labor a la prevención y la recuperación y en el fortalecimiento de los vínculos entre los diferentes grupos que viven en esa zona.

Solidaridad como premisa

A su turno, Ximena Andaur Urbina, secretaria general de las Redes Solidarias de Profesionales de la Salud, destacó que estas organizaciones siguen creciendo, y valoró el hecho de que en el país hay profesionales que, además de brindar sus conocimientos, asumen el compromiso de ser solidarios con los más necesitados.

Explicó que la Red tiene como meta lograr una asistencia integral del enfermo que no tiene recursos en sus dimensiones médica, espiritual, psicológica y social. El método que se utiliza es simple, dijo Andaur Urbina. "Con una sonrisa, que humaniza la relación, podremos abrir el corazón de cada uno de nuestros enfermos para que cada acción sea más eficaz", añadió.

Otro de los disertantes, el doctor Jaime León Grabow, abordó el tema "Liderazgo con ética, honestidad y austeridad", y entre otros conceptos remarcó que "el combate contra la pobreza pasa por la dignidad del trabajo".

El profesor Hernán Escudero, integrante de la Pastoral Social Nacional, se refirió al tema "Liderazgo en base al servicio", y en ese sentido destacó la necesidad de que los líderes sectoriales "tengan vocación de servicio". Más adelante, sostuvo que "el sistema de acumulación de riquezas que mueve al mundo actual no ayuda a erradicar la pobreza". "Los pobres no sólo buscan ser incluidos, sino que además buscan justicia", añadió.

Comentá la nota