Paños fríos del Gobierno a advertencia de Kirchner

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, señaló que "no vale la pena hacer especulaciones" sobre si "explota o no explota el país" después el 28 de junio.

Después de una semana donde el foco de la campaña electoral oficialista le apuntó al miedo, el Gobierno nacional pareció ayer bajarle el tono a las profecías sobre el regreso de la crisis de 2001 si la Presidenta pierde la mayoría en el Congreso.

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, se diferenció ayer del ex presidente Néstor Kirchner respecto del futuro de la Argentina tras los comicios legislativos de junio, al señalar que "no vale la pena hacer especulaciones" sobre si "explota" o no "el país".

También, negó que el titular del Partido Justicialista esté utilizando recursos del Estado para hacer campaña electoral, como planteó una nota publicada ayer en el diario La Nación: "De ninguna manera, lo que hay que entender es que para plantear estas cosas hay que hacerlo con herramientas", sostuvo.

Por otra parte, admitió que "para muchos sectores" la inclusión del ex carapintada Aldo Rico en las listas del oficialismo "era como un mácula que aparecía en la propuesta electoral del Gobierno", pero recordó que el ex intendente de San Miguel "había ganado la interna del Partido Justicialista", con el apoyo de Kirchner.

"No se trata de demonizar ni de elogiar, simplemente lo que hay que hacer es que la voluntad popular exprese qué significa uno y otro adentro de un proyecto político", enfatizó.

Rico era apoyado por el oficialismo, que luego dio marcha atrás con su decisión, por lo que aquel intentó sumarse al peronismo disidente, aunque el candidato Felipe Solá anticipó también su rechazo.

En declaraciones a radio Mitre, Massa rehusó hacer especulaciones sobre el futuro de la Argentina tras las elecciones legislativas, cuando se le planteó que Kirchner señaló que si pierde el oficialismo "el país explota" y vuelve a un escenario como el desatado a fines de 2001.

"A mí me parece que no vale la pena hacer ese tipo de especulaciones porque, además, lo más importante de todo es pensar que la Argentina está en una situación fiscal, de superávit comercial, de ocupación en el mercado de trabajo, que le da fortaleza para seguir adelante en medio de esta crisis internacional fenomenal", expresó.

Por último, se refirió al bochornoso episodio protagonizado por el destituido jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra, a quien en una recorrida por las calles con un medio televisivo lo saludaron efusivamente varias personas que luego admitió eran militantes suyos.

"Le voy a contar que no lo vi, pero me llegó un mail de un amigo contándomelo", dijo Massa, quien advirtió que "lo único que no puede uno hacer en política es autoengañarse".

En ese sentido, mencionó que "las ficciones duran lo que tarda la gente en descubrirlas".

"Para los que estamos en la cosa pública, lo único que uno no puede hacer es construir una ficción y creérsela, porque la realidad está siempre, el sol sale todos los días y uno lo puede tapar un día con la mano, pero está el sol", apuntó.

Comentá la nota