Panorama Politico / La crisis ya está entre nosotros

El Gobierno de La Rioja logró abrochar la semana pasada dos importantes acuerdos para el futuro de la Provincia, tanto en lo político como en lo económico, lo que le permite avizorar, de alguna manera, un futuro tranquilo para lo que viene en el 2009, aún con proceso eleccionario de por medio.

El primer logro del gobernador Luis Beder Herrera, que mostró una importante cintura de negociación y, fundamentalmente, una alta cuota de paciencia fue el acuerdo por los fondos extra que llegarán a la Provincia por un monto de 211 millones de pesos -aproximadamente 18 millones de pesos mensuales-, lo que viene de alguna manera a subsanar aquel punto de coparticipación perdido durante la época menemista.

Claro que las gestiones contaron también con la participación de los cinco diputados riojanos, abroquelados en una especie de bloque en el que reina la unanimidad -llamativa por cierto-.

Lo cierto es que el dinero llega dulce para las épocas que se vienen, en un escenario económico y social que se presenta difícil, porque la crisis global traerá recesión y castigará en sectores productivos que, además de generar empleo, pagan impuestos.

De hecho, los economistas estiman que la recaudación del país caerá durante 2009 por lo menos 10.000 millones de pesos. Habrá que ver entonces cómo repercute eso en las provincias y, en particular, en La Rioja.

¿Llegará finalmente a la Provincia lo que con ardua tarea se consiguió en los despachos del poder central? La pregunta está planteada, la respuesta deberá esperar algunos meses todavía.

El otro gran logro, en el que la participación de los diputados nacionales riojanos fue importante y activa, tuvo que ver con el proyecto de ley de presupuesto la asignación del crédito fiscal para la ex curtiembre Yoma, que finalmente fue aprobado, no sin algunas serias polémicas. Más de 300 millones de pesos en bonos que garantizan al grupo Bom Retiro poder continuar explotando la curtidora y que aseguran más de 700 fuentes de trabajo riojano.

Pero, claro está, no todo lo que brilla es oro. Y más allá de que con estas cuestiones el Gobierno debería sentirse aliviado y respirar tranquilo al menos por un buen tiempo, el contexto actual no ayuda mucho.

La crisis financiera global ya hizo sentir sus coletazos sobre el país y, como consecuencia lógica, sobre las provincias y en particular sobre La Rioja. La crisis ya está entre nosotros y hay que salir a atajarla.

Ahora bien, ¿está preparada La Rioja para hacerlo? ¿Hay colchón de ideas y, fundamentalmente, de fondos para hacerle frente a una crisis de esta magnitud? Preguntas que, al igual que la planteada anteriormente, no tienen una respuesta inmediata, sino más bien en el tiempo.

Nubarrones

Pero lo cierto y concreto es que los primeros nubarrones de tormenta ya azotan sobre algunas industrias que comienzan a sentir la recesión que se avecina como inevitable y que ya produjo una marcada retracción en las producciones y afectó -por lógica y de inmediato- a la variable empleo.

De allí la preocupación del Gobierno de Beder Herrera que, ni lerdo ni perezoso, salió a juntar a todos los sectores para pedir a viva voz "responsabilidad social", algo que ante empresarios que sólo tienen como horizonte posible la rentabilidad de los números, resulta una verdadera utopía.

Eso sí, como dice el conocido dicho popular "el que avisa no traiciona". Y a eso se comprometieron precisamente los empresarios, a no despedir gente de sus fábricas sin antes avisar. ¿Buen gesto, no?

Hoy por hoy el grueso de la crisis se está planteando fundamentalmente en el seno del Parque Industrial, a la espera aún de la tan ansiada prórroga de la Ley de Promoción Industrial que se hace esperar.

Y en particular, las más resentidas por la crisis son las empresas textiles Enod, Ritex, Pastora, Akito Textil, Hilados y Colortex.

El compromiso de conservar los empleos está, pero se sabe que los números mandan y si no mejoran, habrá que ir pensando en reforzar algunos mecanismos que impidan las salidas masivas, porque si esto ocurre, significa mano de obra riojana en la calle y un nuevo problema para el Gobierno de Beder Herrera que deberá salir a paliar la situación porque, se sabe, es el Estado el que finalmente tiene que atajar todos los penales.

Y, en tal caso, el Gobierno no sólo debería apuntar en esta ocasión de crisis a preservar los empleos riojanos, sino también apuntar decididamente a consolidar los puestos de trabajo y fomentar al mismo tiempo las inversiones que permitan aclarar el panorama, aunque en este contexto parece bastante complicado lograr un paliativo.

Y sobre todo porque no hay que apuntar únicamente a la crisis del Parque Industrial y las textiles, sino que también se suma el problema que viene acarreando el sector viñatero, sobre todo en lo que respecta a las exportaciones pautadas y que no estarían firmes y teniendo en cuenta que se aproxima la vendimia 2009 y se espera que para el lanzamiento esté presente en La Rioja la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Esto significaría una buena oportunidad para que la primera dama se haga eco de la situación por la que atraviesan las empresas riojanas, más allá de que en el caso que finalmente se de el arribo K, se consolide al mismo tiempo la relación con el Gobierno de Beder Herrera.

Quintela=Contradictorio

Al intendente capitalino Ricardo Quintela también le preocupa la crisis y la recesión que se viene y seguramente afectará a los riojanos, incluyendo, claro está, a los escuálidos bolsillos comunales.

Y en este sentido, Quintela anticipó que intentará reunirse con el gobernador Luis Beder Herrera para trabajar en un plan conjunto que permita hacer frente a la tormenta (algo plausible, por cierto) y, al mismo tiempo, plantear algún acercamiento con el primer mandatario provincial, luego de lo que significó el alejamiento obligado post votación en contra del proyecto oficial de retenciones móviles.

Quintela aspira a un encuentro mano a mano con Beder Herrera pero, fiel a su estilo y por sobre todas las cosas contradictorio, hace oídos sordos a los anuncios del Gobierno en cuanto a que no habrá más aumentos salariales para lo que queda del año y, solidario, se suma al reclamo del SOEM en contra del Gobierno y por aumento salarial, que confirmó un paro de actividades para el próximo martes. Una sí, otra no, así es el Intendente.

Fantasmas

Algunos domingos atrás, desde esta columna se señaló en el último párrafo que el fantasma del mazismo seguía revoloteando incansable sobre la Casa de las Tejas, muy a pesar del bederismo.

Y el presagio, finalmente se volvió un hecho al momento que el mazismo recompuso sus filas a través del Frente de la Esperanza, una alianza que integra a los aliados al ex gobernador Ángel Maza con otras fuerzas políticas y que comienzan a perfilarse de cara al año electoral 2009, aunque aún no hablaron de posibles candidaturas.

Llamativamente, quien faltó a la cita de lanzamiento de la agrupación fue el propio Ángel Maza, quien prefiere -según manifestó- evitar los "personalismos" pero que, se sabe, viene trabajando desde las sombras y aliado al Gobierno nacional para recuperar el terreno perdido luego de lo que fue la estrepitosa salida de la Casa de las Tejas a manos del actual gobernador Luis Beder Herrera.

Precisamente, desde este otro lado de la vereda, la postura fue minimizar el relanzamiento del mazismo, restarle importancia y trascendencia y, al mismo tiempo despegarse por ahora de los reacomodamientos de la interna del justicialismo de cara al proceso electoral legislativo 2009, que incluye la renovación de bancas de diputados provinciales y nacionales y concejales municipales.

Comentá la nota