El Panorama Político Actual.

Por Héctor Roque Cataldo.

La actividad política en nuestro país, en estos momentos y ante las próximas elecciones legislativas, sumamente activa por lo menos en la Capital Federal porque en el resto del territorio nacional se la ve casi nula, por lo menos a través del periodismo.

La Unión Cívica Radical, el Pro de Macri, el socialismo y la CC de Elisa Carrió, andan muy activos por todo el interior del país, no tan precisamente para ilustrar políticamente a la ciudadanía sino para pronunciarse, casi al unísono, contra las ideas del gobierno de turno, olvidando que ha llegado el momento decisivo para consolidad, de una vez por todas, la tan ansiada y mil veces exaltada democracia.

¿Tanto cuesta manifestar ante el publico o por medio del periodismo escrito u oral, cuáles son los puntos doctrinarios de cada cual para llegar a un entendimiento común y a la vez fortaleciendo para evitar rupturas fáciles y de larga duración? La cuestión, amable lector, es que están en clarísima evidencia apetitos desmedidos de poder en el poder; es menester que aquellos que están en la "lucha" política sepan y conozcan muy bien los principios básicos de la Democracia -así, con mayúscula- y los divulgan a través de sus discursos públicos. De lo contrario, estaremos, otra vez, como en tiempos pasados que no vienen al caso, ahora, recordarlos por ser harto conocidos y practicados por los ciudadanos que andan agazapados en el quehacer político y olvidan (o desconocer) que lo más importante para la sociedad en su conjunto es el bienestar y la felicidad colectiva.

Y, entonces, si aspiran a brillar en la actividad política nada mejor que leer mucho a los grandes filósofos de la Antigüedad, estudiar y escuchar a quienes conocen más por experiencia sana o por haberse consagrado, sin manchas ni impurezas de cualquier naturaleza, al estudio y resolución de los problemas más importantes que cada día castigan más a la sociedad. No sólo de aquí sino de casi todo el mundo.

Uno de los defectos que caracteriza a quienes se "meten" en la política, es la crítica constante, hiriente y mordaz hacia su oponente, sin tener en cuenta que la juventud está también pendiente de los dichos de quienes ocupan espacios de poder. A ella hay que educarla éticamente, ayudarla a conducirse correctamente en el mundo de la política vernácula, fundamentalmente respetando las instituciones de la República.

Además, está muy bien el nuevo proyecto de boleta electoral (algo novísimo en nuestras electorales) pero aún es factible de perfeccionamiento para que sea fácilmente reconocida por todos los electorales, porque, no olvidemos, muchos de éstos no están dotados de la inteligencia necesaria para usarla adecuadamente.

En nuestro Distrito, la actividad política es, digámoslo así, casi olvidada o desconocida, salvo honrosas excepciones. ¿Por qué será?

En el radicalismo local se ignora quiénes serán los candidatos a legisladores nacionales, provinciales y municipales, al igual que los de las demás agrupaciones políticas. Es beneficioso, políticamente hablando, que el partido de Irigoyen y de Alem; el de la CC, el Pro y el socialismo se pongan "en marcha" ante el publico haciendo conocer, no tan sólo doctrinariamente, cuáles son sus ideas tendientes a alcanzar el progreso, consolidad las actividades económicas, sociales y educacionales.

El ciudadano común, silenciosamente, piensa sobre todas estas cuestiones, que no son de menor envergadura y, en consecuencia, depositará su voto -secreto y universal- en las urnas de los comicios de octubre próximo.

Conviene recordar aquí una parte del documento de Roque Sáenz Peña -foto, autor de la Ley Electoral de 1912- que termina así: "He dicho a mi país todo mi pensamiento, mis convicciones y mis esperanzas. Quiera mi país escuchar la palabra y el consejo de su primer mandatario. Quiera votar".

Comentá la nota