EL PANORAMA DE LAS INVERSIONES EN SUBTERRANEOS Extensiones demoradas y los nuevos recorridos frenados

Por la crisis y la caída de la recaudación impositiva, el Gobierno de la Ciudad tiene bastante demoradas sus obras de ampliación de la red de subtes. En tanto, la Nación prometió comenzar en breve la obra para llevar la línea E hasta Retiro, pero con un año de retraso respecto de lo anunciado.
En su campaña para jefe de Gobierno, Mauricio Macri había prometido construir 10 kilómetros de subtes por año. Al asumir, sus funcionarios presentaron un plan para hacer 27 kilómetros en cuatro años. Pero poco después la realidad económica los obligó a cambiar los planes.

El 16 de setiembre, el propio Macri reconoció que, ante la falta de financiamiento externo, la ampliación de la red era "un viaje a la Luna". Es que el proyecto consistía en iniciar las obras de tres nuevas líneas, las F, G e I, por un costo de 2.500 millones de dólares. Semejante cifra es imposible de pagar para la Ciudad sin un crédito externo.

Ahora, también se complicaron las ampliaciones ya iniciadas. En el Presupuesto 2009 figuran $ 447 millones para continuar las obras en las futuras estaciones Corrientes, Parque Patricios, Hospitales (línea H), Plaza Flores, Nazca (línea A), Echeverría y Monroe (línea B). Pero a comienzos de marzo, el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, le comunicó al directorio de SBASE, la empresa estatal encargada de las obras, que se reduciría en un 75% el presupuesto para obras por las "fuertes restricciones de los recursos disponibles". De hecho, sólo invertirían $ 115 millones, dinero que no se puede usar para otro fin porque así lo establece una ley nacional. Esta reducción presupuestaria motivó la renuncia del entonces presidente de SBASE, Jorge Irigoin.

Sin embargo, en el Gobierno porteño insisten con que no frenarán ninguna obra, principalmente en las estaciones de la A y la ampliación de la H hasta avenida Corrientes. En todo caso, dicen, puede haber demoras en los plazos de inauguración.

La Nación también viene con retrasos. En abril del año pasado debió arrancar con la ampliación de la línea E desde la estación Bolívar hasta Retiro, tramo que iba a incluir las nuevas estaciones Correo Central y Catalinas. Se trata de una obra muy compleja, porque debajo de avenida Leandro N. Alem hay múltiples desagües cloacales y cables de alta tensión, más napas subterráneas. A fines de mayo le aseguraron a Clarín que comenzarían las obras hacia fin de este mes. Si cumplen, deberían terminar en 2012.

Comentá la nota