Pánico en Indonesia

La lujosa paz de dos de los más populares hoteles para turistas de Indonesia fue sacudida ayer por la madrugada cuando los terroristas suicidas que se hicieron pasar por huéspedes mataron a nueve e hirieron a docenas en explosiones coordinadas que gatillaron los temores a una nueva ola de militancia islámica. Los atacantes atravesaron algunas de las medidas de seguridad más severas en el país para ejecutar su ataque, que ocurrió después de cuatro años de calma de la violencia militante en la nación musulmana más grande del mundo.
La policía dijo que dos hombres bomba se registraron como huéspedes y lograron contrabandear sus dispositivos a la habitación 1808 del JW Marriot –la escena de una ataque con bombas en 2003– y en el Ritz-Carlton, en Yakarta. Entre los muertos y heridos había por lo menos 18 extranjeros. Uno de los heridos se cree que era un británico.

La sospecha cayó sobre el grupo Jemaah Islamiyah del sudeste de Asia y que se cree que tiene vínculos con Al Qaida. El grupo ha sido culpado de otros ataques en Indonesia, incluyendo los de 2002 a clubes nocturnos en Bali que mataron a más de 200. Ha estado tranquilo desde 2005, después de que un número de sus miembros fue arrestado. Los ataques suceden una semana después de que el presidente Susilo Bambang Yudhoyono, considerado un aliado de Occidente, fue reelecto después de prometer mejorar la seguridad. Aquellos responsables de los ataques estaban "gritando con furia y odio" dijo. "Estoy seguro de que la mayoría de nosotros estamos profundamente preocupados, nos sentimos apenados y lloramos silenciosamente, como yo me siento."

En Washington, Barack Obama, que pasó parte de su infancia en Indonesia, llamó a los ataques "intolerables". "Condeno firmemente los ataques que sucedieron esta mañana en Yakarta y extiendo mis profundas condolencias a todas las víctimas y a sus seres queridos." La explosión en el Marriott ocurrió a las 7.45 hora local y la explosión en el Ritz-Carlton, donde debía alojarse el equipo de Manchester United la semana que viene, sucedió dos minutos después.

Los funcionarios dijeron que ambos dispositivos usaron altos explosivos y fueron puestos en los restaurantes de los hoteles. El jefe de policía de Yakarta, mayor general Wahyono, dijo que los sospechosos en el ataque del Marriott se habían alojado en el piso 18º, donde más tarde se encontraron explosivos sin detonar. "Hubo varios actores", dijo. "Se hicieron pasar como huéspedes y se alojaron en la habitación 1808." Alex Asmasubrta, que había estado haciendo jogging cerca, le dijo a Reuters que había entrado al Marriott antes de que llegaran los servicios de emergencia y había visto "cuerpos en el piso, uno de ellos sin estómago. Fue terrible".

Entre los más de 50 heridos se encontraban visitantes de Gran Bretaña, Estados Unidos, los Países Bajos, Canadá, Australia, Noruega, Corea del Sur, India y Japón.

Comentá la nota