Pánico e incertidumbre en Arata por los casos de meningococcemia.

Pánico e incertidumbre en Arata por los casos de meningococcemia.
Prevención: el hospital Centeno de General Pico atendió durante el fin de semana numerosas consultas de personas provenientes de la localidad de Arata, en la que se registró el contagio fatal de meningococcemia el sábado último. La niña de 8 años de edad proveniente de esa localidad, que fue internada preventivamente el sábado, se encontraba en la tarde de ayer en buen estado de salud.
Arata - Una tercera parte de la población total de Arata se movilizó en la noche del sábado reclamando información y medicación preventiva contra la meningococcemia, que causó el deceso de dos niños en la última semana. La única médica estable con la que cuenta la localidad se vio desbordada hasta la llegada de un aporte extra de antibióticos provenientes de General Pico y Santa Rosa, junto con una comitiva oficial encabezada por las máximas autoridades de Salud.

El Diario, presente en el lugar, dialogó ayer con la doctora Silvana Lluch, quien describió detalladamente la situación de “ansiedad” que impera entre los vecinos de Arata y los pueblos vecinos.

“Ahora no hay nadie pero anoche era mucha la cantidad de gente que había acá”, relató la médica del pueblo. “La gente gritaba, aplaudía... era un caos”, añadió en su descripción de la situación de extrema tensión que se gestó en la localidad tras el caso de meningococcemia que causó el fallecimiento del niño Nehemías Benjamín Rodríguez, el sábado último.

“Son dos casos (el primero fue el de la niña Guadalupe Britos, de 7 años) de una enfermedad muy grave en una población muy chiquita (aproximadamente 1.200 habitantes). Así que obviamente hay mucho miedo e incertidumbre”, admitió.

“La bacteria está en las secreciones naso-faríngeas y el contagio se da por contacto directo al compartir vasos, chupetines, bebidas, o a través de los besos. Los dos casos (registrados en Arata), y sobre todo el último, fueron de una evolución rapidísima”, describió la profesional médica.

“La gente viene a preguntar si se vacuna, y las vacunas todavía no se deben aplicar porque no sabemos qué tipo de germen es. Hay distintos tipos de meningococos. Si se pone a un niño una vacuna contra un tipo equivocado de meningococo no se lo está protegiendo contra el que le provoca la enfermedad”, explicó.

“Lo que estamos haciendo ahora es brindar antibióticos a todos los contactos más directos de la nena (Guadalupe) y a los contactos eventuales, por ejemplo chicos que estuvieron jugando con ella”, describió Lluch.

“Se puede dar Rifampicina, se puede dar Ciproflopxalina a los adultos, y la Ceftriaxona se da a las embarazadas y mujeres que amamantan. Esa medicación elimina el estado de portador de la enfermedad, porque acá hay alguien que es portador, que puede ser portador sano, pero contagia a otros. Entonces lo que estamos haciendo es medicar con antibióticos para tratar de eliminar el portador y frenar los contagios”, indicó.

Comentá la nota