LA PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD PARA LA SALUD ENTRERRIANA

- "La medicina moderna tiende a ocuparse de la salud y de los sanos y, el objetivo principal es, ya no curar al enfermo, sino evitar estar enfermo" • La cita corresponde a Ramón Carrillo y fue rescatada por el ministro de Salud y Acción Social, Ángel Giano en un documento, difundido hoy, en el que refiere a la pandemia y "la oportunidad" que esta brinda para "construir un sistema integrado de salud en Entre Ríos y superar las falencias estructurales".
"Más allá de las consideraciones específicas sobre la Gripe A (H1N1), la circulación del nuevo virus y la incertidumbre que ha generado, inclusive en los expertos de la OMS y OPS, la pandemia nos brinda una oportunidad que debemos saber aprovechar, para construir un sistema integrado de salud en Entre Ríos y superar las falencias estructurales", señala el Ministro.

En ese contexto, destaca que "el artículo 19 de la Constitución entrerriana reconoce a la salud como derecho humano fundamental, desarrollando políticas de atención primaria e indica que la asistencia sanitaria será gratuita, universal, igualitaria, integral, adecuada y oportuna. La política de salud basada en la prevención, la medicina social y comunitaria que ejecutó Ramón Carrillo (creador del Ministro de Salud Publica y Asistencia Social de la Nación), no son mencionadas en dicho texto, lo que será posible enmendar con la sanción de una Ley de Salud Pública que incorpore el funcionamiento de un sistema integrado para garantizar ese derecho, que implica cambiar el paradigma imperante y ocuparnos, principalmente, de la salud de los entrerrianos sanos".

Giano, sostiene, además, que "en el país el sistema de salud no es federal, depende de cada una de las provincias, está fragmentado y, Entre Ríos no es la excepción. La descentralización operada especialmente en la década del noventa, transfirió a cada provincia la competencia en salud sin los recursos suficientes, debilitó al estado y segmentó el financiamiento. Por eso hoy el servicio de salud en las provincias, depende de la cantidad de recursos que tengan o se pueda conseguir exógenamente y de la decisión política de ejecutar acciones dirigidas a armar el rompecabezas con los actores del sector".

Y continúa: "La fragmentación se da al existir varios actores y financiadores en el sector salud, a saber: el Estado, las obras sociales, el PAMI, las obras sociales provinciales, las nacionales, las prepagas y los Municipios, cada uno volcando recursos sin una rectoría estatal, sin una legislación, acuerdo ni asignación de prioridades explicitada normativamente que permita garantizar la salud para todo el pueblo en forma igualitaria".

Explicó además que "el Estado entrerriano –es decir todos los entrerrianos- invierte en salud una suma superior a los mil millones de pesos por año (700 millones administrados por la Secretaría de Salud, 250 millones por IOSPER, más los fondos para obras de infraestructura en hospitales y centros de salud y para equipamiento). Con ello se debe hace cargo de la prevención y atención sanitaria de aproximadamente el 70% de los entrerrianos, sumado al PAMI que tiene afiliados al 10% de la población entrerriana y el resto por obras sociales de los trabajadores, prepagas, Plan Nacer, obras sociales nacionales (Universidad y Fuerzas Armadas) y Municipios".

Entonces, "al no existir un Plan Nacional de Salud cada provincia debe tener el suyo. En Entre Ríos por decisión del Gobernador Sergio Urribarri hemos elaborado desde el inicio de la gestión con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), un Plan de Desarrollo Integral del sector sanitario entrerriano que se empieza a ejecutar en el mes de agosto, para dejar de atender solo la coyuntura para construir una política pública sustentable y ello se logra con una planificación que entienda a la salud como política de estado".

Según Giano, "en el país prima el concepto de salud como sinónimo de atención de la enfermedad, del enfermo y las inversiones se han hecho en ese sentido, no se ha priorizado la inversión en salud, en el cuidado y protección de los sanos, en la prevención y ello ha impactado notablemente en los sectores mas postergados cuyos determinantes sociales llevan a que se enfermen o tengan mas posibilidades de enfermarse. La prevención en salud es más fácil, necesita de menos recursos y de decisión política y, este Gobierno lo ha demostrado con hechos. En la lucha contra el dengue, reconocida a nivel nacional, se demostró que no hizo falta que el sistema asistencial sanitario intervenga al haber tenido tan solo 15 casos. Podemos decir que triunfó la prevención, la medicina comunitaria. La única verdad es la realidad decía el General Perón".

"Ello se debió a la participación de la comunidad en la prevención, junto con los Municipios, las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación. Esa es la razón, estoy convencido, de que Entre Ríos fue considerada una provincia segura respecto al dengue y de la respuesta del sistema sanitario frente a la gripe A (H1N1), además de reconocer a los trabajadores de la salud, quienes hicieron frente a la pandemia, estuvieron y están al frente de la batalla arriesgando su propia salud", agrega.

"Por eso desde el comienzo de gestión decidimos volver a Ramón Carrillo, padre del sanitarismo argentino, del cual se han alejado las políticas neoliberales que ejecutaron políticas de salud mirando al enfermo y no al sano al igual que la formación médica en la mayoría de las facultades de medicina del país, mercantilizado la salud, priorizando lo económico sobre lo sanitario y la atención de la enfermedad por sobre la prevención".

"Al considerar a la salud pública como política de estado, que tenga continuidad, que sea sustentable, con el eje en la prevención, promoción y educación de la salud, volvemos a Carrillo recuperando el sanitarismo y valorizando al trabajador de la salud desde la formación hasta el compromiso y calidad humana, independientemente quién esté a cargo del gobierno o del área específica".

"Es fundamental para ello, contar en Entre Ríos con una Ley de Salud Pública que no se exceda en el reglamentarismo, sea restrictiva en definiciones y simple sobre aspectos centrales para constituir un Sistema de Salud Pública integrado. También deberá legislar, definir y reglar el sistema integrado de salud, el modelo de intervención (atención integral, atención primaria de la salud, madre y niño, etc.) y que el Estado, a través del área específica, debe ser el rector del sector salud".

"Que establezca, asimismo, el principio de equidad, quedando claro que se deben brindar todos lo servicios posibles para quien lo necesite, independientemente de su condición social y económica. Basarse a su vez, en las normas y parámetros nacionales e internacionales en tal sentido, procurando la armonización normativa".

"Se dice que toda crisis, -y la pandemia lo es-, trae una oportunidad. Entonces hoy tenemos la oportunidad de construir un sistema sanitario integrado que garantice la salud para todos los entrerrianos como un derecho humano fundamental, cuya herramienta central, debe ser una ley", concluye el Ministro. (APF.Digital)

Comentá la nota