La pandemia afecta a los comercios

(General Pico) - LA ARENA recorrió diversos locales donde pudo constatar una significativa declinación en sus ganancias económicas desde el avance de la Influenza A. Crecen las consultas en las farmacias.
"La gente está muy asustada. Esto se está transformando en una verdadera paranoia", afirmó la empleada de un hotel céntrico piquense, al referirse al comportamiento de los vecinos en relación al avance de la gripe A. "Las ventas han disminuido mucho y se nos han caído casi todas las reservas de personas provenientes de Buenos Aires", agregó la trabajadora al manifestar que el motivo es el temor al contagio del virus de Influenza A.

Respecto a la recepción de viajantes, hasta el momento se mantiene. "Aquí tomamos todas las precauciones necesarias: las mucamas usan barbijos y los empleados de limpieza siguen las pautas requeridas en materia de prevención", dijo la mujer. "Comparado con el invierno del 2008 muchas diferencias no hay pero se nota la escasez de gente en este hotel", agregó.

El efecto que produce la gripe A en los comercios piquenses, se observa, además, en negocios dedicados a la diversión y el entretenimiento. La encargada de una confitería, del microcentro sostuvo que "las ventas han disminuido mucho. Según la propietaria de la confitería "tratamos de que el salón no se llene y que la gente se sienta segura de dónde está y creo que por eso aún tenemos concurrencia", afirmó al diferenciar que "en relación a esta época del año pasado, las ventas han caído en forma pronunciada".

Por su parte, el empleado de un bar localizado en calles 18 y 17 señaló que el avance progresivo de la H1 N1 "no nos afectó tanto. Somos muy conscientes de lo que está pasando y de todas las medidas a tomar ajustándonos a la ordenanza dispuesta desde el municipio, rescató. A los adolescentes y jóvenes que aquí concurren no les importa demasiado esta situación. A ellos no les importan mucho estas cosas y se exponen todo el tiempo", agregó.

Asesoramiento.

Disímil panorama contemplan locales como farmacias y perfumerías ante la problemática que ya cobró más de 70 muertos en el país. El dueño de un local farmacéutico de calles 20 y 17 ponderó que la venta aumentó en relación a la gran cantidad de personas afectadas con gripe común. "Cada día se acercan más vecinos que necesitan asesoramiento e información" sobre la pandemia.

Las ventas se incrementaron "en productos como antigripales y sobre todo el alcohol en gel del cual ya no disponemos", sostuvo al manifestar la escasez de este producto y "a la cada vez más visible especulación" por parte de los proveedores. El encargado del local dijo que existe una demanda significativa de accesorios preventivos "pero nos falta mercadería. Los precios son los mismos pero lamentablemente tenemos que aumentar el costo del alcohol porque así lo disponen los distribuidores", dijo.

Crisis

Por otra parte, la encargada de un local de indumentaria ubicado en calle 20, entre 17 y 19, afirmó que la gripe no provocó caídas en las ventas sino "más bien las diferentes crisis que vivimos todos los argentinos. Es una realidad que estamos vendiendo mucho menos que el año pasado pero no está relacionado", al avance de la Influenza. Sin embargo, la propietaria asumió que "al aumentar la demanda en el comercio farmacéutico, las personas no tienen plata para comprar otras cosas. Pienso que en forma indirecta si nos afecta", reflexionó.

En dueño de un negocio dedicado a la venta de artículos infantiles situado en calles 22 y 15 dijo que la pandemia "a nosotros no nos perjudicó". De acuerdo a la experiencia comercial de todos los días, el propietario afirmó que "la gente está muy temerosa y tiene mucho miedo de lo que pueda pasar. Los lugares públicos como los bancos no deben prohibir la entrada de muchas personas para prevenir porque al estar afuera pasan frío y son más proclives a contraer la enfermedad", opinó el vendedor para quien los funcionarios "deberían haber tomado cartas en el asunto mucho antes de que se propagara esta terrible enfermedad".

Comentá la nota