Pampuro dice que hay discusión dentro del bloque K y admite que habrá cambios

Pampuro dice que hay discusión dentro del bloque K y admite que habrá cambios
"Es posible que haya cambios", dijo a PERFIL el senador. "Los artículos que más discusiones generan son el 161 y el 14, el que habla del plazo de desinversión y el que habla sobre el organismo de control", precisó. Y añadió: "En nuestro sector hay muchachos que están viendo su posición". Indicó que intentarán obtener dictamen la semana que viene, y buscarán aprobarla entre el 7 y el 14 de octubre. Saadi, en tanto, pidió públicamente que haya cambios.
El Gobierno finalizó la semana con una certeza: la Ley de Medios no pasará por el Senado sin modificaciones y por eso tendrá que regresar a la Cámara de Diputados para su ratificación.

Ya lo admiten en voz baja algunos kirchneristas. "Es posible que haya alguna modificación", le dijo a PERFIL el presidente provisional a cargo del Senado, José Pampuro. El legislador explicó que los artículos que más debate generan, incluso puertas adentro del bloque, son el 161 y el 14. El primero les otorga un plazo de un año para la desinversión a los grupos que tienen más licencias de las que permite la nueva ley. El otro estipula la conformación de la autoridad de aplicación que, tal como está ahora, le da el control del órgano al Poder Ejecutivo. También está en discusión el artículo 32, donde se asigna la distribución de las licencias (ver página 20).

"La semana empezó movida. Intentamos girar el proyecto a dos comisiones, pero hubo que ampliar a cuatro comisiones", detalló Pampuro y añadió: "En nuestro sector hay muchachos que están viendo su posición".

De todos modos, el senador ratificó que el proyecto va a salir, y aseguró que cuentan con los votos para garantizarlo. Anticipó que buscarán sacar el dictamen la semana que viene, e intentarán aprobarla entre el 7 y 14 de octubre. Mientras tanto, el senador oficialista Ramón Saadi pidió cambios públicamente. Lo hizo al referirse al artículo 14, sobre la disposición de los miembros en la autoridad de aplicación. "De ninguna manera deberán quedar dudas acerca de la eventual conformación de mayorías automáticas en la dirección política del organismo de control", indicó.

Resisten desde adentro. "La ley, tal como está, no sale. No importa que a la Casa Rosada no le guste, va a tener que aceptar cambios porque ni los propios senadores del bloque la van a votar si no lo hace", confió a PERFIL una alta fuente oficial de la Cámara. "La mayor resistencia la pone (Guillermo) Jenefes, que es el presidente de la Comisión. Así que si al Gobierno no le gusta no importa, no podemos sacar una ley con resitencia dentro del propio bloque", especificó la fuente. Y agregó: "Tampoco querían que fuera a cuatro comisiones y tuvimos que aflojar. Los senadores son muy especiales, algunos hace muchos años que están y tienen muchas mañas. No es sencillo convencerlos. Tenemos los votos pero no podemos garantizar que los votos estén sin cambios".

"Quisiera que el Congreso se expida: si no se hacen modificaciones, me parece bárbaro, y si se hacen modificaciones porque están todos de acuerdo, me parece bárbaro", aclaró desde el Gobierno el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Mientras tanto, durante la jornada de ayer las cuatro comisiones que tratan el proyecto (Presupuesto, Libertad de Expresión, Industria y Comercio, y Asuntos Constitucionales) reanudaron sus reuniones y recibieron las opiniones de diversas organizaciones sociales y no gubernamentales.

Desde la vereda de enfrente, la opositora María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica (CC), aseguró que el proyecto de Radiodifusión kirchnerista prevé un control más político que técnico de los medios, al tener cinco de sus siete integrantes "el color del partido gobernante".

Además, se quejó de que "la Presidenta Cristina Fernández va a poder asignar las frecuencias más importantes de manera discrecional".

Preocupación de ADEPA

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), Carlos Gamond, consideró durante la Asamblea Anual que se realiza en Salta que "se perfilan rasgos de creciente autoritarismo" en la Argentina. Agregó que "el periodismo no debe ser visto por los poderes públicos como un enemigo a derrotar".

Gamond resaltó además que la nueva Ley de Medios "va en sentido opuesto al del interés general, puede llevar a la Argentina a aislarse, una vez más, de la evolución y el progreso, ya que se despreocupa de la evolución tecnológica".

"La preocupación de ADEPA por el sensible deterioro de la libertad de prensa, como también del derecho de los ciudadanos a estar informados, se extiende desde el campo de los medios al de las instituciones todas", indicó.

También señaló que se asiste a una merma de la calidad institucional, "con múltiples manifestaciones de decadencia de los principios republicanos y de sospechas en las conductas".

"Con diarios empobrecidos se dificulta la libertad de prensa y con aquellos enriquecidos por el favor oficial, la libertad de prensa directamente desaparece", sintetizó Gamond en referencia al manejo discrecional de la publicidad oficial que realiza el Gobierno para castigar o premiar posiciones editoriales.

Comentá la nota