La Pampa también adelanta elecciones para el 28 de junio

El gobierno provincial tiene una certeza y mil dudas. La certeza es que las elecciones en La Pampa para senadores y diputados nacionales serán el 28 de junio, en línea con el anuncio del viernes de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y las dudas son cómo hará el justicialismo para ir a internas y adecuar los tiempos de su carta orgánica al nuevo e inesperado cronograma electoral.
Ayer una alta fuente gubernativa confió que "los abogados están trabajando a full" desde hace 72 horas para no cometer errores legales en la futura convocatoria y que recién hoy habría una panorama más claro sobre cuáles serán los plazos desde ahora hasta a los comicios. La misma fuente confirmó que la Provincia adherirá a la fecha propuesta por Cristina porque "no tenemos opciones. Solamente puede haber desdoblamiento en los distritos donde, además de cargos nacionales, se elijan cargos provinciales o municipales; pero ese no es nuestro caso".

El último domingo de junio en La Pampa se elegirán tres bancas para el Senado y tres para Diputados en reemplazo de los senadores Rubén Hugo Marín (PJ), Silvia Gallego (PJ) y Juan Carlos Marino (UCR) y los diputados Manuel Justo Baladrón (PJ), Marta Osorio (PJ) y Daniel Kroneberger (UCR).

Un obstáculo que está salvado sería la obligación del Poder Ejecutivo Provincial de convocar a internas abiertas y simultáneas en todos los partidos políticos, tal como lo establece la ley provincial 2.042 aprobada en 2003. Ocurre que el Congreso de la Nación derogó ese mecanismo para la elección de cargos nacionales y, además, tampoco dan los tiempos porque deberían haber sido convocadas el 28 de enero.

En verdad, la norma es solamente para la selección de "de todas o algunas de las categorías de candidatos a cargos públicos regidos por las leyes electorales provinciales", pero en 2007 fue utilizada por el oficialismo para dirimir también candidaturas a diputados nacionales. En esa ocasión, los "pluralistas" Irma Adriana García, actual legisladora, y Héctor Rubén Funes se impusieron a los marinistas Javier Enrique Thomsen y Gladys Amelia Russell y a los medizistas Néstor Osvaldo Gamba y Ana María Salanitro.

Despejada esa incertidumbre, el Ejecutivo y el justicialismo analizan cómo convocar a las internas partidarias sin violar la reglamentación vigente, algo imposible según los tiempos que fija la carta orgánica del PJ. Por eso tanto en el oficialismo como en la oposición consideran que el texto de la ley que Cristina enviará al Congreso para modificar el Código Electoral, y permitir que los comicios sean en junio y no el cuarto domingo de octubre, incorporará algunas excepciones para salvar estos obstáculos legales. Senadores y Diputados tienen plazo hasta el sábado 28 para aprobar esa ley porque sino no habrá elecciones dentro de 104 días.

Con la adhesión pampeana ya son doce los distritos que confirmaron la fecha de junio: Capital Federal, Santa Cruz, La Rioja, Jujuy, Buenos Aires, Entre Ríos, Mendoza, Tucumán, San Juan, Tierra del Fuego y Misiones.

Especulaciones.

Ayer, en el PJ, se hacían varias lecturas políticas sobre el nuevo escenario. Una era que el adelantamiento dispuesto por la presidenta obligaría a los distritos donde hay pugnas intestinas a llegar a acuerdos rápidos y presentar listas de unidad, como una forma de evitar más sangrías. Un dirigente equidistante de vernistas y marinistas lo expresó en palabras: "Ahora arreglan entre ellos, y listo". Sin embargo, la repregunta no tuvo respuesta: ¿Habrá arreglo?

El miércoles pasado, luego de la minicumbre entre el gobernador Oscar Mario Jorge y referentes de los principales sectores internos (Línea Plural, Convergencia, Nuevo Espacio Peronista y Compromiso y Renovación), sus participantes dejaron trascender que habría consenso para designar a las futuras autoridades del Consejo Provincial, pero en cambio dejaron en claro que no se habló una palabra de las candidaturas legislativas. Y el sábado tampoco se avanzó en ese sentido en el congreso realizado en Quemú Quemú. De lo que sí se habló allí fue de eliminar las internas abiertas. Incluso el viaje de intendentes pluralistas a la Casa Rosada para preguntar si el kirchernismo apoyará a Marín fue otra señal de distanciamiento. Pero... en el justicialismo nunca está dicha la última palabra.

"Yo podría decirte todos los plazos de nuestra carta orgánica, pero no tendría sentido -indicó un calificado vocero oficialista-. No hay que tenerlos en cuenta porque sino tendríamos que armar la interna para la semana que viene. Calculamos que la ley que entrará mañana (por hoy) al Congreso, como fue anunciada como única y excepcional, y tiene que aprobada por una mayoría especial, seguramente incluirá modificaciones en los plazos a los que tendrán que ajustarse los partidos"

Las palabras que surgieron desde el radicalismo, el principal partido de la oposición, fueron similares. "Si tuviéramos que respetar nuestra carta orgánica, primero tendríamos que llamar a la convención para ratificar nuestra política de alianza. Solamente la convocatoria nos demoraría 15 días, sin contar los plazos siguientes. O sea, sería imposible llegar a tiempo para el 28 de junio", dijo un dirigente de primera línea.

Otro, con varios cronogramas electorales sobre sus espaldas, sostuvo que "el proyecto de ley que la presidenta enviará al Congreso seguramente arrastrará a las cartas orgánicas. Ocurriría algo parecido a lo que sucedió en 1994 cuando se reformó la Constitución provincial para avalar la reelección de Marín. Como los plazos no daban, el mismo llamado a la Asamblea Constituyente implicó un acortamiento de ellos".

Comentá la nota