La Pampa resultó la provincia más beneficiada

En un principio, durante el vernismo, Nación le había otorgado un cupo de ocho establecimientos, que luego fue ampliado a 28. La ejecución de obras terminó siendo un 350 por ciento por encima de lo previsto.
La Pampa fue la provincia más beneficiada porcentualmente por el gobierno nacional en el Programa Nacional 700 Escuelas que ejecuta el Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios, a través de la Secretaría de Obras Públicas.

De acuerdo a un informe oficial fechado en mayo, a La Pampa le habían adjudicado originalmente 8 escuelas, pero luego le entregaron adicionalmente 20 más y hoy las 28 figuran como terminadas. Esos números marcan que la administración K benefició a la provincia con una ejecución de obras por un 350 por ciento superior a lo previsto en un primer momento.

El programa fue lanzado en 2004 con una inversión prometida de 1.000 millones de dólares y el plazo de ejecución es de un lustro, por lo que estará finalizando este año. A través de él se prevé la construcción de 710 establecimientos, con 887.000 metros cuadros de superficie, lo que permitirá abrir 6.390 aulas y albergar a casi 45.000 alumnos. A hoy se levantaron 655 colegios y restan aún 55.

De los 24 distritos, nueve no obtuvieron cupos adicionales (Capital Federal, Buenos Aires, Santa Fe, Tucumán, Entre Ríos, Santiago del Estero, Salta, Catamarca y Neuquén). La Pampa, siempre en términos porcentuales, fue la que recibió más escuelas en el reparto adicional, ya que originalmente -cuando el gobernador era Carlos Verna- había quedado entre las más relegadas. Sus ocho escuelas primarias solamente habían sido superadas por Tierra del Fuego y Santa Cruz, con un cupo de tres cada una, y Chubut, con seis.

El objetivo del programa es contribuir "a la provisión de la infraestructura edilicia necesaria para responder a las proyecciones de demanda insatisfecha de Educación Media y Educación General Básica" y "al reemplazo de los edificios existentes, cuyo grado de obsolescencia físico-funcional represente riesgos para la seguridad de los usuarios o comprometa la funcionalidad adecuada y necesaria para alcanzar los niveles de calidad educativa".

Además procura estimular "la disminución de la desigualdad social, a través del aumento de la escolaridad y la atención de las necesidades educativas de los jóvenes de los sectores que se encuentran en mayor riesgo social y educativo".

Otro objetivo es alcanzar una serie de metas con relación a la cobertura en la E.M. (el porcentaje de la población que completa ese nivel educativo; las tasas de promoción y repetición); el aumento de los años promedio de escolaridad; el rendimiento académico y la eficiencia del gasto educativo provincial. Para este último se utiliza como 'proxi' el porcentaje de gasto no salarial sobre el presupuesto educativo provincial.

San Luis, la más relegada.

"El fortalecimiento de la escuela media implica actuar sobre las condiciones de desigualdad educativa existente en el nivel anterior de escolaridad -agrega la información oficial-. Por ello será necesario también fortalecer en lo pedagógico, como en lo edilicio, a los establecimientos de EGB 1 y 2 que atiendan a los alumnos en condiciones de mayor pobreza, para mejorar sus trayectorias educativas durante los primeros seis años de escolaridad, alcanzando por una parte, altas tasas de egreso en tiempos adecuados y, por otra, promoviendo la promoción al nivel medio de esta población".

Otras de las provincias más beneficiadas por el kirchnerismo fueron Jujuy con un 320 por ciento, ya que a las 15 escuelas originales se le añadieron 33 y hoy sólo están en ejecución dos de las 48 otorgadas. Un escalón más abajo figuran Formosa con 221 por ciento (14 originales, 17 adicionales y las 31 construidas) y Chubut y Santa Cruz con el 200 por ciento, y doce y seis escuelas otorgadas, respectivamente.

En el otro extremo figuran San Luis, Capital Federal y Neuquén con el 16, 33 y 44 por ciento, respectivamente. A los puntanos les otorgaron un cupo de nueve escuelas -que no fue ampliado- y solamente se terminaron dos; a la Ciudad de Buenos Aires le asignaron nueve -también sin adicionales-, de las cuales apenas dos fueron terminadas y una está en ejecución; mientras que los neuquinos recibieron nueve -sin adicionales- y se construyeron cuatro.

El resto de los distritos tiene actualmente los siguientes porcentajes de ejecución de obras: Buenos Aires 57 (un total de 260 colegios), Santa Fe y Entre Ríos 63 (con 36 y 33 escuelas, respectivamente), Tucumán y Salta 77 (27 escuelas cada una), Santiago del Estero 86 (15), Mendoza 99 (23), Catamarca 100 (21), Córdoba 111 (59), Misiones 113 (25), Río Negro 115 (15) San Juan 126 (19), Chaco 127 (55), Tierra del Fuego 133 (4), Corrientes 140 (38) y La Rioja 175 (21).

Comentá la nota