"La Pampa puede pagar los platos rotos", afirmó Marín

"No lo sé, lo único que tengo en claro es que el Congreso determinó una cosa y los legisladores nacionales harán otra".
Marín planteó así la división de aguas que vive el peronismo pampeano a la hora de definir su relación con el gobierno nacional.

"¿Cómo está el peronismo pampeano? Existen desavenencias y no sé si se superarán o no. La situación es grave, incómoda y difícil para el PJ pampeano y para el peronismo en general, incluso para el gobierno provincial porque Jorge plantea su apoyo al gobierno nacional y los legisladores nacionales deciden hacer un bloque aparte", le comentó a LA ARENA el presidente del Consejo Provincial del PJ, Rubén Marín.

El vernismo, tras la única reunión del Consejo partidario, ratificó que los diputados y senadores nacionales peronistas surgidos de la elección del 28 de junio, a partir del 10 de diciembre, cuando asuman, conformarán un bloque por fuera del oficialista Frente para la Victoria.

El marinismo, resiste esa decisión y aduce que violenta lo determinado por el Congreso Provincial del PJ en cuanto al alineamiento con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

-¿Habló del tema con Verna, porque él será uno de los senadores que estarán por fuera del oficialismo?

-No, no lo hablé. Será un problema de él.

-No se le presenta un futuro venturoso al frente del peronismo pampeano, al menos en el corto y mediano plazo.

-Sé que va a costar un gran esfuerzo conseguir que el peronismo recupere su mística y su inserción política, que hace tiempo que no la tiene. Lo otro (la disparidad de criterios a la hora de la labor legislativa) será una circunstancia más que esperemos que con el tiempo se ordene.

-¿Se fijó un plazo para alcanzar ese cometido?

-No, no tengo plazos. Quiero ver cómo suceden los hechos; hay que pasar el verano y sacar (en el Senado) la Ley de Reforma Política. No sé qué cambios se producirán a partir del 10 de diciembre y cuánto implicará para el gobierno nacional.

-Marín, ¿cuándo deje el Senado, ocupará un cargo en el gobierno nacional o en alguna embajada?

-Me han hecho ofertas, me hablaron de la Embajada en Uruguay, pero no sé nada de protocolos y ceremoniales. No, quiero volver a La Pampa y trabajar al frente del PJ.

-¿Y trabajar políticamente, en lo personal, de cara a 2011?

-Mi proyecto es juntar al peronismo, que más allá de los discursos tenga una solidez total, algo que hoy no tiene, no sé si por desconfianza u otros factores.

-Se lo cuestiona porque no ha convocado al Consejo Provincial, que sólo se reunió una vez desde que se hizo cargo de la titularidad del partido.

-Siempre hay alguno que en vez de aportar a la unidad, hace exteriorizaciones mediáticas.

-Insisto, ¿estos temas no merecerían una charla entre usted y Verna?

-Hablé una vez, antes de asumir en el partido. Ceo que tendremos que reunirnos, pero hay decisiones personales en las que no me quiero meter. Cada cual sabrá su responsabilidad con el peronismo y con la provincia. Estoy convencido de que debemos acompañar a los gobiernos provincial y nacional, sin medias tintas.

-¿Y qué le dicen en el gobierno nacional sobre la situación planteada con los legisladores nacionales peronistas y la decisión de conformar un bloque por fuera del oficialismo?

-Y, me preguntan y les digo que estamos tratando de ver cómo unificamos al partido. La verdad que es un tema complicado, porque por las declaraciones de los legisladores no irán al bloque del Frente para la Victoria, pero si es por lo que se decidió en el Congreso Provincial, deben sumarse a él. Por eso espero que impere el raciocinio, porque me preocupa que la provincia pague los platos rotos y sé la posición incómoda en la que está el gobernador (Oscar Mario Jorge), con quien hablé en dos ocasiones y percibí esa incomodidad, ya que debe ser difícil ir (a Nación) a pedir por La Pampa, condicionado por el accionar de los legisladores peronistas pampeanos.

Comentá la nota