La Pampa perdió un millón de vacunos por la sequía

El ministro Ferrán, en declaraciones a LA ARENA, expresó su pesimismo por el tiempo que demandará la recuperación productiva, agrícola y ganadera en La Pampa, de persistir las condiciones climáticas desfavorables que, salvo algunas zonas, ha reducido al mínimo la actividad del campo.
"Si se mantiene la seca corre riesgo la cosecha gruesa que se debería dar en marzo, abril y mayo del año que viene. Si esto ocurre, se perdería una fuente de ingreso de fondos con todo el movimiento que ello implicaría para la economía provincial que ya viene con serios problemas", advirtió el responsable de la cartera de la Producción.

A mediados del corriente año, las pérdidas por efectos de la sequía superaban los dos mil millones de pesos. "Estamos actuando en la emergencia con los pequeños productores ganaderos, que son los que no tienen recursos ni formas de financiamiento para sobrellevar esta situación", explicó Ferrán.

"Los funcionarios de Asuntos Agrarios están permanentemente recorriendo la provincia, incluso cuando puedo también voy a distintos puntos acompañando a la gente de Ganadería y Extensión Agropecuaria para conocer la realidad de los productores".

"Toda ayuda que se pueda dar desde la Provincia es insuficiente, estamos hablando de paliativos, y además por los cambios producidos en el gobierno nacional (en el área de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación) se pararon algunas ayudas indispensables para la asistencia de nuestros productores; está pendiente la llegada de 2.500.000 pesos destinados a tamberos y para el destete precoz".

El ministro dijo que está en curso un aporte nacional para los que debieron vender forzosamente sus terneros por la falta de pasturas. En una primera etapa contempla a 40 productores por alrededor de 300 mil pesos.

El miércoles pasado, Ferrán estuvo en Trelew participando de una reunión de ministros de la Producción de las provincias patagónicas. "Todas están en la misma situación y es por eso que pedimos al gobierno central que se reglamente la nueva ley de emergencia para evitar la presión tributaria de los que deben vender forzosamente su hacienda, incluso algunos sufren el embargo de sus cuentas por parte de la AFIP".

Para dimensionar la crisis del campo pampeano, el funcionario dio cuenta que de acuerdo a los datos de la vacunación contra la aftosa, de cuatro millones de vacunos que conformaban el stock ganadero provincial, se pasó a menos de tres millones en el último año. "Estamos hablando de un millón de cabezas de ganado que se perdieron por muerte o por la venta obligada ante la carencia de forraje", acotó el titular de la cartera de la Producción.

Comentá la nota