Palos y tiros para los gastronómicos: hubo 60 demorados y 17 heridos

Palos y tiros para los gastronómicos: hubo 60 demorados y 17 heridos
El gremio del peronista disidente Luis Barrionuevo reclamaba un aumento salarial. En la sede de la cámara del sector se topó con un megaoperativo policial. Hubo forcejeos y represión con balas de goma y carros hidrantes
Una marcha de empleados gastronómicos terminó con una batalla campal en el Barrio Norte porteño que dejó decenas de manifestantes heridos y detenidos y al menos siete policías lesionados. La movilización fue convocada por el sindicato gastronómico (Uthgra), que conduce Luis Barrionuevo, para protestar por la falta de avances en la negociación salarial por un aumento de entre 26 y 28 por ciento. Tanto la marcha como la posterior represión estuvieron impregnadas, además, de la puja preelectoral entre el Gobierno y el peronismo disidente, la línea que respalda Barrionuevo.

Los incidentes se produjeron en la puerta de la cámara que agrupa a los empresarios gastronómicos y hoteleros (Fehgra), en Larrea y Santa Fe, luego de una movilización del sindicato que pasó por los restoranes de Puerto Madero y el hotel Sheraton. Después del choque, que incluyó disparos de balas de goma por parte de los policías y palazos y piedrazos de los manifestantes, los gastronómicos cortaron Santa Fe por varias horas para reclamar la liberación de los detenidos. Como consecuencia de los disturbios llegó a haber 60 personas demoradas, además de diez manifestantes y siete policías heridos.

El Gobierno y Barrionuevo se culparon mutuamente por los incidentes. El ministro de Justicia y responsable de las fuerzas de seguridad, Aníbal Fernández, dijo que los "exabruptos de Barrionuevo son moneda corriente" y destacó que "todos los días hay muchos gremios que reclaman, protestan pero nunca hay conflictos". Según el funcionario, los manifestantes "golpearon las vallas" y la Policía debió intervenir con carros hidrantes "cuando intentaron ingresar" a la cámara empresaria. Fernández agregó que entre los heridos hubo "un subcomisario que perdió la audición".

"Alguien ha provocado esto, no sé quién lo ha hecho. Nuestra vocación fue poner las cosas lo más rápido posible en orden", destacó el ministro. También negó un exceso en la represión al señalar que las fuerzas de seguridad se manejan "siempre con prudencia, dejando que la gente fluya".

"El responsable se llama Aníbal Fernández", contestó Barrionuevo. Según el dirigente, el gremio organiza "marchas pacíficas" para reclamar aumentos salariales. "Resulta que la policía ha reprimido a los trabajadores. Son todos trabajadores, no había gente de las villas. Hago responsable a Aníbal Fernández por lo que pasó. Vamos a seguir luchando porque nos corresponden los aumentos", completó. Y lamentó que "el menase sea que se está con el kirchnerismo o te matan".

El cuñado de Barrionuevo y jefe de la filial porteña del sindicato, Dante Camaño, anticipó que hoy, durante una reunión de la cúpula del gremio, pedirá "promover el juicio político contra los ministros de Justicia (Fernández) e Interior (Florencio Randazzo", así como la remoción de las autoridades policiales y una nueva movilización, en este caso a la Casa de Gobierno. La interpretación política de los incidentes de ayer fue inmediata. Tanto Barrionuevo –además del gremio lidera la opositora CGT Azul y Blanca- como Camaño integran el proyecto político del PJ disidente y apoyan la candidatura del empresario Francisco De Narváez. Los dos son diputados nacionales. Incluso los empresarios del sector gastronómico juzgaron desproporcionado el operativo policial montado para proteger la sede de Fehgra.

La manifestación había sido anticipada por el gremio en un comunicado. Estaba prevista una concentración a partir de las 15.30 sobre Alicia Moreau de Justo, en Puerto Madero, para marchar por los restoranes de la zona y protestar luego frente al hotel Sheraton. De ahí los gastronómicos se trasladaron a la puerta de FEHGRA pero se toparon con el vallado policial cien metros antes.

Según Camaño, el propósito era entregar un petitorio a los directivos empresarios para instarlos a negociar el aumento salarial y dejar sentada la posición del gremio en contra de un incremento por suma fija. En esa instancia comenzaron los forcejeos entre manifestantes y policías, que respondieron con disparos de balas de goma y el accionar de los carros hidrantes. Uno de los delegados del gremio, de apellido Ledesma, recibió un balazo en el pómulo derecho y el sindicato denunció que otro manifestante sufrió la fractura de una de sus costillas por un culatazo. Los gastronómicos heridos fueron derivados a los hospitales Güemes y Rivadavia, y los policías al Churruca. Los detenidos fueron trasladados en su mayoría a la Comisaría 19 encargada del operativo.

"Fue una encerrona organizada por el kirchnerato. Pusieron 500 policías armados, equipos antigases, carros hidrantes y perros para un acto en el que sólo se iba a entregar un petitorio. Todo porque nuestro gremio es opositor a muerte del Gobierno. Por suerte hay miles de filmaciones", agregó Camaño.

El presidente de la cámara patronal, Oscar Ghezzi, dijo lamentar los incidentes y que llamó por teléfono a Barrionuevo para expresárselo. "Con Uthgra tenemos una relación de años realmente muy buena, y si bien ahora tenemos una diferencia por el tema salarial me dejó muy mortificado el episodio", agregó. El directivo confirmó haber pedido la intervención de la comisaría 19 pero sólo "para montar un vallado y proteger la sede de Fehgra" pero que no tuvo "nada que ver" con la represión policial.

Comentá la nota