Palo Oliver: "No es poco terminar las obras que estaban paralizadas"

El intendente de Santo Tomé repasó su primer año de gestión e hizo hincapié en algunas de las cuestiones que más le ha criticado la oposición.
“Creo que hemos cumplido satisfactoriamente con una primera etapa; porque comenzamos a construir los cimientos de lo que pretendemos realizar en los cuatro años de gobierno, sobre todo en lo que se refiere a la reforma administrativa del Estado municipal”, destacó al principio de su diálogo con diario El Litoral el intendente Fabián Palo Oliver. A poco más de un año del inicio de su gestión al frente de la Municipalidad de la ciudad de Santo Tomé, el titular del Ejecutivo local se preocupó en indicar que siguen más vigente que nunca los objetivos de “tratar de hacer un municipio que responda en forma mucho más dinámica ante el reclamo de la ciudadanía”, en base “a transparentar la gestión pública” y “respetar la función de los otros poderes”, como el que emana de “las tareas de control que hace el Concejo”.

Renegociar y no deber

“Hemos respondido casi la totalidad de los pedidos de informes que se nos han hecho; que no han sido pocos”, completó el concepto anterior Palo Oliver, antes de brindar un repaso de lo realizado en estos primeros doce meses de gobierno. “Es muchísimo lo que nos queda por hacer, cierto, pero logramos terminar obras iniciadas por la gestión anterior, aunque tengamos que escuchar declaraciones que indican que “a duras penas’ estamos haciendo eso”, declaró luego el intendente. “No es poco terminar las obras públicas, en especial porque cuando asumimos nuestra función, el 11 de diciembre de 2007, la totalidad de las mismas estaban paralizadas -excepto la de agua corriente de Las Vegas-, con grandes deudas con las contratistas”, agregó después.

“En algunos casos, hasta tuvimos que renegociar los montos que pretendían las empresas; incluso, cuando fue así, defendimos los intereses de todos los santotomesinos, ajustándonos a lo que establecen los pliegos de bases y condiciones... por lo que no hemos pagado un peso de más, ni uno de menos”, acotó, sin dejar de observar que, además, consiguieron reanudar emprendimientos como el del gas natural y la ampliación de la red de cloacas en las vecinales Loyola y Brigadier López. “También se hizo un esfuerzo muy grande para hacer tareas de mejorado y se han recuperado 22 espacios públicos”, acotó luego.

Búsqueda de recursos

“Cuando empezamos nuestro mandato, nos llamó poderosamente la atención la falta de seguimiento que existía en materia de política tributaria, con aquellos contribuyentes atrasados, cuyas deudas muchas veces prescribían y el único trámite que se hacía para recuperarlos era llevarlos a juicio; nosotros implementamos un equipo de gestión de cobro, que ya ha firmado convenios de pagos por más de $ 3.000.000; así, el 70 por ciento de los contribuyentes convocados respondió -para evitar el juicio y hacer un acuerdo amigable-, y hoy está pagando sus obligaciones. “Había una ausencia muy importante del Estado en este tema; ojo, se trata de recursos que no ingresan al municipio y por eso hay que ir corrigiendo los mecanismos para captarlos”, explicó, a la vez que sindicó que “en líneas generales las reformas hechas han servido para avanzar, aunque no sean suficientes”.

Respecto a la implementación en Santo Tomé del Presupuesto Participativo, una de las propuestas desarrolladas por el Frente Progresista, Cívico y Social en el marco de su plataforma electoral, Palo Oliver remarcó que “es la única deuda que queda de este primer año de gestión”. “Todavía no se pudo instrumentar porque no había partida presupuestaria, ya que el presupuesto municipal se aprobó pasando la mitad de año; si bien ahora están los dispositivos previstos para comenzarlo en el mes de febrero, debemos ser conscientes de que es muy difícil aplicarlo, básicamente porque el municipio no tiene los recursos necesarios para llevar adelante obras públicas; las que se están construyendo, son financiadas mediante la toma de créditos o subsidiadas por el gobierno provincial o el nacional”, amplió luego. “La Municipalidad de Santo Tomé no tiene capacidad de endeudamiento; esto está declarado por el Ministerio de Economía de la provincia de Santa Fe y por el propio Ministerio de Economía de la Nación”, redondeó.

La defensa costanera y el nuevo puente

Dentro de las cuestiones abordadas por el intendente Fabián Palo Oliver con Diario El Litoral, estuvo la obra de defensa de la costanera de Santo Tomé y su estado actual. “Sabemos que va a un ritmo muy lento, pero no está detenida y se ven los movimientos, porque el gobierno de la Provincia logró renegociar condiciones con la empresa ejecutora; esta era una obra que estaba paralizada desde octubre de 2007, siendo que a partir de mayo de 2007 se pedían mayores costos, por las pérdidas que declararon haber sufrido a causa de la inundación del año pasado, que afectó su obrador y en su momento les imposibilitó trabajar”, dijo al respecto. “Todavía no hemos logrado que el Ministerio de Aguas de la provincia de una fecha concreta de inauguración de la misma; por eso, nuestra preocupación, como administración municipal, es que se nos de una fecha de finalización de obra”, acotó.

Después, dada la inquietud de muchos residentes del sector, por la construcción de un talud que se elevaría unos 2 metros por sobre la altura que tiene ahora la barranca, tapando así la visual hacia el río y la zona de islas, Palo Oliver señaló: “Esa fue una de las observaciones que hicimos nosotros y los vecinos lo saben, porque ya lo hemos hablado; también son conscientes que el proyecto ejecutivo, en cuanto al diseño de la parte paisajística, está aprobado desde hace tres años. Vamos a intentar hacer algunas adaptaciones y trataremos de modificar lo que se pueda, porque somos partidarios, justamente, de mantener la vista al río, si bien el objetivo primordial es cuidar que no ingrese el agua a la ciudad”, completó.

Para concluir, en relación al nuevo enlace vial Santa Fe-Santo Tomé, expresó: “Existe un compromiso de Vialidad Nacional, ratificado en cuanta oportunidad pudieron, de construir el puente; también está, sobre dicha obra, lo que dijo el propio ministro de Planificación Federal, Julio de Vido -quien estuvo en Santa Fe no hace más de 60 días-, porque reconoció que el gobierno nacional tiene en tal sentido una deuda con Santo Tomé, por el compromiso asumido el 29 de agosto de 2007 en plena campaña electoral. El gobierno santafesino lo incluyó, además, como tema en las reuniones que se hacen de las tres provincias de la Región Centro -Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba-, como una de las obras a reclamar ante la Nación”, amplió el funcionario. “En la agenda pública está, sólo falta que se fije una fecha para el llamado a licitación; pero se está trabajando”, finalizó.

Deudas contraídas por anteriores gestiones

“La única posibilidad que tiene de hacer obra pública nuestro municipio es a través de subsidios no reintegrables o mediante créditos y como éstos no se pueden sacar, la única alternativa que queda es la anterior”, expresó Fabián Palo Oliver respecto a la capacidad financiera del Estado municipal. “Al no tener partidas para lo que es obra pública, se hace muy difícil concretar una instancia de participación -donde los vecinos definen qué es lo que pretenden para cada uno de los barrios-, porque después no están los recursos para ello; no hay que olvidar que la modalidad de presupuesto participativo se basa en tres ejes: información y educación; participación del vecino en la decisión de la obra que quiere para su barrio; control de la ejecución de lo determinado”, añadió.

“No queremos generar frustraciones, ni incumplir con nuestra responsabilidad; durante 2009 va a existir toda una etapa de preparación, tendiente a definir las experiencias piloto que puedan desarrollarse, para después determinar para cada una de ellas un monto de dinero; una vez conocido ese importe, la ciudadanía del barrio en cuestión va a definir lo que quiere hacer”, agregó luego. “Van a ser montos simbólicos -tal vez por debajo de las expectativas del vecino-, a causa de aquella limitante concreta de la Municipalidad de Santo Tomé, que tiene deudas hasta el año 2017, contraídas por administraciones anteriores”, siguió explicando el intendente. “Hay una deuda programada de $ 18.000.000; a ese total se llega porque a la cifra base, $ 12.500.000, se le suman convenios firmados con el gobierno provincial, por una deuda de aportes jubilatorios generada en la década de los noventa, durante el segundo mandato municipal de Angel Piaggio”, concluyó.

Comentá la nota