Era del palo, Coco

Se cumplen 40 años del debut del Boca campeón más brillante de todos, dirigido por Di Stéfano. Aquí, un homenaje, para que se inspiren Basile y sus players...
La línea es la misma. El juego que buscaba conseguir uno y que busca el otro. Hace 40 años, para deleite de Basile por la coincidencia ideológica, el Boca campeón que mejor jugó al fútbol empezaba a enamorar con un 3-2 ante San Lorenzo en la Bombonera. "Era muy armónico, estético, con mucha seguridad en el toque y súper veloz en su juego. Fue un equipo diferente al mandato histórico del club", cuenta Nicolás Novello. "Había un mismo pensamiento futbolístico y una técnica depurada", dice Norberto Madurga. Y cierra Rubén Suñé: "Fue el mejor campeón que tuvo Boca".

Hubo un antes y un después de ese equipo. Ninguno que lo haya visto es capaz de olvidar lo que logró esa formación de Alfredo Di Stéfano, una figura mundial totalmente vigente, a sólo tres años de su retiro. Aunque el puntapié inicial fue ese estreno con San Lorenzo, empezó a formarse antes. "Alfredo empezó a venir a vernos antes de asumir, porque tenía todo arreglado. A D'Amico, que era el DT, lo irritaba un poco. Y cuando asumió, para el Metro 69, tenía todo bastante claro", cuenta Novello. "El equipo se formó en las últimas fechas de ese Metro, cuando se lesionó Rattin y me puso de 5", agrega Madurga. Y vuelve Novello: "Terminó armando un 4-2-4 ofensivo, con volantes que creaban, ninguno destructivo".

Con el Loco Sánchez en el arco en lugar del histórico Roma, la maravilla técnica empezaba a verse en la defensa conformada por Suñé, Meléndez, Rogel (el único duro) y Marzolini, y de ahí para adelante, alto contenido estético. "Yo era el iniciador, organizador, y tenía libertad para proyectarme", dice Madurga. Y completa Novello: "Una de las ideas de Alfredo era acelerar el medio y por eso puso a Madurga, que hasta había jugado de delantero. Y a su lado a Orlando Medina, que era ofensivo pero se quedaba más y barría la cancha". Los 11 se completaban con Ponce (le decían Mané por Garrincha) y Peña como punteros, Novello como media puntada y Rojitas más adelantado. Todos delanteros de lujo.

La vuelta llegó en la última fecha, justo ante River en el Monumental, tras un 2-2 (goles de Madurga).

Ese gran equipo, sin embargo, empezó a desarmarse pronto, con el regreso de Di Stéfano a España luego del título, para estar cerca de su familia. En el Nacional 70 fue campeón de nuevo, con Silvero como DT, pero ya nada sería igual. Aunque la historia del Boca que mejor jugó, que alcanzó un nivel como el que ahora busca Basile, ya estaba escrita.

Comentá la nota