Di Palma y Fontana, suspendidos.

Una diferente interpretación sobre una maniobra, la amistad rota entre insultos y manotazos, y las consecuencias inevitables de un escándalo que el domingo opacó la primera carrera del Top Race V6 en territorio brasileño.
La Comisión Asesora y Fiscalizadora del Deporte Motor (CAF) de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC) ayer suspendió provisoriamente a Marcos Di Palma y Norberto Fontana, quienes mañana a la tarde deberán presentarse a declarar. Se especula que tras sus alegatos (ayer al mediodía limaron asperezas, en una reunión con Alejandro Urtubey, el presidente de la categoría) ambos recibirían una severa sanción.

Los pilotos arrecifeños cometieron varias acciones extradeportivas en la prueba que se corrió en Interlagos, ante la presencia de los comisarios deportivos, quienes debieron intervenir para separarlos.

El lamentable incidente ocurrió luego de la primera serie, cuando Di Palma reaccionó mal ante la acusación de Fontana (su auto hizo un trompo y pegó contra el guarda rail, por un aparente toque que no fue corroborado por los veedores) al encontrarse en la torre de control. Por esto, fueron excluídos de la carrera.

"Se dijeron cosas que sobrepasaron los límites y me pareció oportuno juntarlos para hablar como adultos. Se pusieron de acuerdo, se dieron un abrazo y esta historia terminó", dijo ayer Urtubey.

Otro piloto suspendido provisoriamente es Laureano Campanera, quien intentó agredir a Henry Martin, que se encontraba dentro del auto y fue separado por los colaboradores.

Comentá la nota