El paladar al diablo.

INDEPENDIENTE - COLON: Este Rojo no desespera por la belleza, nene. Gallego dijo que "el fútbol demorará un par de fechas más en llegar". Y el Rolfi se acopló: "Importa más ganar que jugar".
Ganar, gustar... El histórico Independiente podía con ambas cosas. Y de ellas supo hacer un culto, un estilo, una estirpe... Hace tiempo que se mandó el paladar al Diablo. Hace más de seis años que no se logra un título. Hace demasiado que, salvo excepciones, no se juega lindo. Y en este torneo ni siquiera se pudieron ganar dos partidos seguidos. Y allá va el Independiente de Gallego, aprovechando que repite de local para sumar otra victoria, cueste lo que cueste. El lirismo, tal vez venga después, o en el Apertura... Por ahora se buscan resultados que edifiquen la confianza. Así lo dejó ver el Tolo: "Estamos luchando con un equipo que no está fuerte como yo quiero. Por eso quiero empezar bien, con una defensa sólida, con esas cosas que te hacen contundente. El fútbol demorará un par de fechas más en llegar. Pero ganar ayuda para trabajar tranquilo".

Y no es el técnico el único que piensa así. Se sabe que Gallego intenta día a día inculcarles a sus jugadores esta mentalidad ganadora (había dicho que "a algunos muchachos les da lo mismo ganar que perder"), pero para hacerlo primero necesita el colchón de triunfos que les levante la moral. "Por ahora, importa más ganar que jugar bien. Es clave que los resultados se den y que el equipo pueda seguir prendido ahí arriba. Después, el juego se irá dando a medida que los resultados vayan acompañando y que el equipo se suelte", teorizó Daniel Montenegro, lugarteniente del técnico en la cancha. Clarísimo...

Tanto como lo fue el horrorizado Angel Cappa: "Fui testigo de la injusticia más grande de mi vida", tiró el discípulo de Menotti tras el peloteo que le pegó al Rojo. Ahí ganó Independiente y ahora el Tolo, aferrado a su filosofía pragmática, va por un replay en el Ducó, donde el Rojo sacó sus 13 puntos. Si se juega mejor, bienvenido. "Sería bueno repetir un triunfo ya que todavía no lo conseguimos. Si lo logramos, sería una gran victoria porque Colón está prendido arriba y juega bien", explicó Montenegro.

La clave es que jugando bien o mal, Gallego quiere meterse en la conversación del título. "Los viernes a veces son decisivos y ponen a prueba a los partidos del domingo también. Les metés presión también. Si gana Independiente quedás a tres del puntero (Vélez) y después tiene que ganar el puntero", observó el DT. Sí, un discurso parecido, por lo optimista, al que había acuñado previo al desastroso debut con Lanús. Tan convencido está de su leit motiv que el flaco 2-1 a Huracán borró el 1-5 contra el Grana.

Lo dijo cuando lo presentaron: "Yo siempre peleé por algo". Y va por eso aunque por el momento tenga que mandar el paladar al diablo.

Comentá la nota