Palacio y la pesadilla que duró un año.

En junio de 2008, el delantero desestimó una oferta por US$ 25.000.000, pero por una pubialgia perdió cartel y hoy sólo ofrecen por él ? 2.500.000.
Parece irracional pensar que en junio de 2008 Boca desestimó una oferta de US$ 25.000.000 realizada por Lazio, de Italia, para incorporar a Rodrigo Palacio y, poco más de un año después, la única propuesta firme que posee por el delantero es de Genoa y por..., 2.500.000 euros. Desde que el bahiense, en ese momento el atacante más desequilibrante del fútbol argentino, decidió no sumarse al club romano -tenía la promesa de Barcelona, de España, de que lo ficharían, pero la posterior crisis institucional impidió la operación- y hasta hoy, que su rendimiento cayó considerablemente y en el Viejo Continente ya no se desviven por tenerlo, muchos fueron los condimentos que alteraron su vida deportiva.

Luego de un primer semestre de 2008 en el que había jugado 26 partidos, entre Copa Libertadores y torneo Clausura, en la segunda mitad del año a Palacio lo aquejó una dolorosa y traicionera pubialgia. Casi no pudo realizar la pretemporada por México y los Estados Unidos y los médicos del plantel boquense cambiaron varias veces los tratamientos, pero el número 14 siguió yéndose de los entrenamientos con una enorme bolsa con hielo en la zona afectada. La lesión lo torturó anímica y futbolísticamente, y finalmente, en el segundo semestre sólo alcanzó a jugar diez partidos (anotó cuatro goles). Sus únicas alegrías fueron los títulos ganados: Recopa y Apertura, en los que sí pudo participar en las definiciones.

"Es como que te clavaran un cuchillazo debajo del ombligo (...) Hay días que estoy bien, pero después me vuelve el dolor y me caigo, me bajoneo. Fue el semestre más triste de mi vida", le contó el delantero a LA NACION, en diciembre pasado. Durante esos días, su aspecto era el de una persona agotada, porque además de entrenarse especialmente en doble turno, varias veces por día hacía ejercicios de kinesiología y llegaba en el atardecer a su departamento de Puerto Madero, muy cansado y donde Wendy, su pareja, actuaba como apoyo.

Por recomendación de un ex compañero que había padecido la misma lesión, sobre el final del año Palacio comenzó a tratarse con el kinesiólogo Jorge Bombicino, de prestigiosos desempeños en River y Villarreal, de España. Los cambios fueron positivos y el ánimo de Rodrigo, por ese entonces golpeado, mejoró.

Luego del título definido en el triangular que incluyó a San Lorenzo y Tigre, Palacio se fue de vacaciones con el deseo de que la "maldita pubialgia" desapareciera para siempre y 2009 fuera, otra vez, una temporada de éxitos.

Evidentemente, la pubialgia lo marcó a fuego al delantero, porque más allá de que en el primer semestre de este año actuó con cierta continuidad (18 partidos y siete goles, entre Copa Libertadores y Clausura), su nivel no volvió a ser el que lo llevó a ser comparado con Claudio Paul Caniggia y que hasta lo llevó a tener un lugar en el seleccionado argentino que participó del Mundial de Alemania 2006.

Palacio se sumó al club de la Ribera en 2005 y ganó ocho trofeos, incluida la Copa Libertadores 2007. Ya no es un juvenil, en febrero del año próximo cumplirá 28 años y tiene decidido irse: añora una experiencia en Europa. "No tengo demasiadas pretensiones. Quizá, me gustaría en España, por el idioma, pero si me vienen a buscar de otro país y la ciudad es linda y tranquila para vivir, voy sin problema", admitió la Joya , cuya enemistad con Juan Román Riquelme -Rodrigo es muy amigo de Martín Palermo, líder opuesto a JR - también influye para pensar en emigrar.

Los dirigentes quieren vender a Palacio para oxigenar la tesorería, ya que éste posee el contrato más alto del plantel después del de Riquelme y porque en un año quedará libre, y no quieren que les pase algo similar al caso de Neri Cardozo, que se fue a México. Pero no quieren regalarlo . Boca le hizo saber a Genoa que pretende unos US$ 5.000.000 para desprenderse del jugador, que ya habría arreglado de palabra un vínculo por cuatro años con los italianos.

A Coco Basile le gustaría recuperar a Rodrigo, pero el bahiense está decidido en cambiar de aire para probar dejar atrás una pesadilla que duró un año.

Araujo y el chileno Medel

Boca está intentando sumar a un mediocampista recuperador y, además de Sebastián Prediger (Colón, de Santa Fe), le interesa el chileno Gary Medel, de 21 años, de Universidad de Chile. Habrían surgido algunas trabas en las negociaciones por la acción de algún intermediario. En tanto, Carlos Araujo, lateral derecho de Huracán, también está cerca de sumarse al club xeneize.

Comentá la nota