Palabras que se lleva el viento

Por: RICARDO ROA

Ningún corte de ruta es bueno. Un corte de un puente, es peor. Y uno de un puente internacional, muchísimo peor. Ni hablar de uno que lleva más de dos años". Se lo dijo Sergio Massa a Clarín, sobre el interminable bloqueo en Gualeguaychú. El problema es que eso, que podría ser un comentario atinado de cualquiera, lo afirmó nada menos que el Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner.

¿Y qué ocurrió trascartón? Simplemente, lo que el más elemental sentido común dicta: Uruguay le pidió al Gobierno que transforme esas palabras en hechos. Es decir, que use su autoridad para despejar el puente, afectado justamente por el peor de los cortes según Massa.

Nada justifica que se tolere un piquete en un paso fronterizo. Ni siquiera la inclinación K a escaparle siempre a los costos políticos. Cuando autorizó a Botnia sin avisar, Uruguay violó el Tratado del río. Pero el corte es también otra violación, a las normas del Mercosur.

El corte nos perdjudica por donde se mire: quebró la relación con el país más amigo, desairó al rey de España, incomoda a Lula y Bachelet y nos deja mal parados ante todo el mundo. Encima, le quita trabajo a gente de Gualeguaychú. A la que no afecta es a Botnia, que es la razón de ser del bloqueo, que pudo terminar su planta y hoy opera a pleno.

Todo es una larga cadena de dislates a la que falta el eslabón clave: las pruebas de la contaminación. Que no haya evidencias al respecto debiera ser una gran noticia, aunque desmienta las denuncias de los asambleístas y vacíe de sentido a su protesta.

Massa dijo cosas que el kirchnerismo nunca había dicho. Pero si nada cambia, serán como esas palabras que se lleva el viento.

Comentá la nota