"La palabra privatizar es un golpe bajo"

"La palabra privatizar es un golpe bajo"
Así se refirió el secretario de la Producción, Horacio Tettamanti, en respuesta a algunas críticas que recibe el sistema de cuotificación del recurso pesquero reglamentado la semana pasada. Además, se animó a decir de quienes son las empresas pesqueras marplatenses.
El funcionario municipal e integrante del Consejo Federal Pesquero continuó ayer con su inquebrantable apoyo a la medida que anunció la nueva estrategia del manejo de los recursos de la pesca en el mar argentino. Sobre las acusaciones que señalan que la reciente medida significa una privatización del mar, Tettamanti señaló que: "el término privatizar solo es de uso mediático y es un calificativo poco feliz".

Al dar argumento a su postura, el titular de la cartera de Producción señaló que "no hay antecedentes históricos en la Argentina de pesca realizada por buques estatales, siempre fue hecho por barcos privados, incluso prácticamente desde 1810 ha sido así".

Tettamanti, a la par de intentar minimizar la falta de consenso entre la postura de apoyo a la cuotificación del oficialismo y la de rechazo de ciertos sectores de la pesca marplatense; dio a entender que desconocía tales disconformidades con la resolución nacional e indicó -bajo un error de comunicación conceptual-, que "la Asociación de Patrones y el Sindicato de Capitanes de pesca han apoyado la medida", al referirse en realidad a la Asociación de Capitanes y Patrones de Pesca.

En relación a otro de los argumentos opositores a la reciente reglamentación, relacionado a los monopolios que podrían generarse a partir de esta nueva medida, el secretario de la Producción local ratificó que "el Concejo Federal Pesquero ha limitado la tenencia de cuotas a máximos, en el caso de la merluza al 10%, y no podrán ser sostenidas por una misma empresa. Cada grupo empresario, como máximo, podrá detentar ese 10 % de esa captura máxima permisible". Suponiendo que hay diez empresas, en un caso hipotético, se cubriría el tope. Al respecto, el funcionario señaló que: "me da la impresión de que es muy difícil que eso suceda en Mar del Plata. Afortunadamente hemos podido negociar positivamente con la gran cantidad de la flota costera que está en mano de muchas familias marplatenses para que se repartan las cuotas para todos, esas familias conservarán sus cuotas y será complejo que ese modelo teórico del 10% por grupo empresario se acumule en diez empresas".

Posteriormente, Tettamanti amplió sus declaraciones para dar respuesta a otra de las cuestiones que ha presentado graves irregularidades en el sector pesquero argentino en las últimas dos décadas: los barcos autorizados a operar en el mar. En relación a este tema señaló: "para poder hacer una transferencia de autorización de actividad de un buque a otro se requiere la aprobación del Concejo Federal Pesquero. Así, no creo que sea un riesgo importante la cuestión del monopolio, ya que se podrá tener la facultad de limitar o no dar autorización a transferencias que puedan desbalancear el mercado". Por tal motivo, el funcionario cree que los controles por parte del Concejo -del cual forma parte- son fundamentales para que la nueva reglamentación llegue a buen puerto.

Sin embargo, el control que pueda aplicar el Consejo estará paralelamente supeditado a la acción honesta de cada empresario y embarcación pesquera, lo que siembra lógica duda. "Cada barco será propietario de una cuota aparte, por lo cual se transforma en socio de la preservación de los recursos" anticipó Tettamanti; para luego aclarar: "no se han entregado toneladas fijas, se han entregado porcentajes de la captura máxima. Por ejemplo un barco sin determinar tiene el 2 por mil de la captura máxima, si esa captura máxima en función del estado biológico se deteriora por maltrato o pesca indiscriminada, todo el resto de las embarcaciones sufrirán las consecuencias y se verán perjudicados. Todos serán más responsables y solidarios en las metodologías de pesa y en el control del desembarque".

Por eso, el secretario municipal volvió a reafirmar que "el control del descarte es muy importante. Si no se efectúa se pone a todo el sistema conceptualmente en gran deterioro y se desvirtúa"; aunque no dudo en seguir mostrándose muy conforme con la medida: "hemos podido defender una buena cuota para todos" sentenció.

Para finalizar, el integrante del Consejo Federal Pesquero se animó a dar respuesta a otro tema "tabú" en la sociedad marplatense; de la cual se desprende en muchos de sus integrantes un interrogante sobre quienes son los verdaderos dueños de las empresas pesqueras de Mar del Plata: "nuestra ciudad es poseedora de una tradición pesquera como pocas en el mundo, afortunadamente son todas familias originarias, con corrientes hereditarias; no me animo a dar porcentajes -aunque inmediatamente lo hizo- pero más del 99 % de las empresas de pesca marplatenses debe de estar en manos de esas familias originarias de la ciudad".

Tettamanti cerró su apoyo a la reglamentación expresando que "se abre para Mar del Plata una buena oportunidad, quedó bien parada. La idea de construir un modelo productivo más solidario y repartir las ganancias es difícil porque el recurso es escaso. No hemos hecho las cosas demasiado bien pero ahora se abre la oportunidad y el recurso se ha recuperado, de las 90 mil toneladas en su punto más crítico a las casi 300 mil de la actualidad se ha logrado una gran recuperación, aunque quede mucho por hacer, todavía la biomasa está afectada".

Comentá la nota