Pakistán violento

Al menos 15 personas murieron ayer en Pakistán en tres atentados, uno de los cuales estuvo dirigido hacia la policía. Los atacantes atrajeron la atención de las fuerzas de seguridad con una llamada anónima, en la que avisaban que había un cadáver dentro de un auto estacionado en la calle.
Cuando se acercaron, los atacantes hicieron detonar los explosivos que estaban en el baúl del coche. En total murieron siete policías y una persona que pasaba por allí, una prueba más de la incapacidad de las autoridades paquistaníes de frenar la ola de violencia que viene azotando al país en los últimos años.

Todas las explosiones se registraron en el noroeste del país, la llamada zona tribal lindante con Afganistán. El segundo atentado estaba dirigido contra un convoy militar que viajaba por el pueblo de Darra Adam Khel, conocido por sus fábricas de armas. Apenas cuatro soldados resultaron levemente heridos, pero tres personas que caminaban por la calle fallecieron en el acto. En tanto, otras tres personas murieron y varias resultaron heridas en un tercer ataque con explosivos en el valle de Tera, demarcación tribal de Khyber, territorio vecino de Peshawar.

Comentá la nota