Los Países no alineados reclamaron cambios en las organizaciones internacionales

Los países del Movimiento de Países no Alienados (NOAL), reunidos en Egipto, levantaron su voz contra la crisis económica mundial, de la que responsabilizaron a las políticas hegemónicas de los países desarrollados.
Para la solución de esta situación los participantes han propuesto la reestructuración de las organizaciones internacionales con el objetivo de lograr el desarrollo de una verdadera política internacional en la que puedan participar todos los estados.

"El movimiento ha confirmado su convicción de que todos los países del mundo deben tomar parte en la búsqueda de soluciones efectivas y justas a la actual crisis", dijo el presidente cubano, Raúl Castro, en la apertura de una cumbre del NOAL, que se desarrolla hasta mañana en Egipto.

El mandatario cubano, que entregó la presidencia del NOAL a Egipto tras ostentarla durante tres años, criticó duramente las políticas unilaterales de Occidente y pidió reforzar la presencia de los países no alineados en los foros internacionales y en la toma de decisiones.

Como solución a la crisis financiera internacional, Castro, que entró en el salón de conferencias acompañado por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, pidió una "refundación del sistema planetario internacional" con un nuevo "patrón de referencia monetaria, que no dependa de la política de un solo estado".

Por su parte, Mubarak, ya como presidente del movimiento, instó "a instaurar un nuevo orden internacional en el plano político y económico, al igual que comercial", un orden que, según dijo, debe ser "más equilibrado, al margen de la política de doble rasero".

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, pidió la creación de un sistema para supervisar el reparto de ayudas a países menos desarrollados como las prometidas por el Grupo de los Ocho la semana pasada en Italia.

"Se hace imprescindible un mecanismo de monitoreo que permita evaluar de forma efectiva el desembolso de esos fondos y su canalización en el combate contra el hambre y la miseria", dijo.

Uno de los mandatarios que fue más allá en sus críticas y en sus protestas fue el líder libio, Muamar el Gadafi, que tiene ya acostumbrados a sus oyentes a sus particulares y polémicas intervenciones.

Gadafi, cubierto con una toga de color tabaco y adornado con un turbante morado, describió el Consejo de Seguridad de la ONU como un monopolio controlado por las mayores potencias del mundo, y la Asamblea General como un club de "reunión social".

Además, propuso que para hacer contrapeso a los cinco países con asiento permanente en el Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) se incluya un representante de la Unión Africana (UA) en esta cámara de toma de decisiones.

"La UA, con 52 países, debe tener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad. Presentaremos una solicitud en la ONU", proclamó Gadafi, en el discurso más largo de la jornada.

"Latinoamérica, África y el Sudeste Asiático no tienen ninguna presencia (en el Consejo), sólo en la Asamblea General, que no tiene ninguna función, por eso un asiento permanente para la UA es algo necesario e indiscutible", reivindicó.

Durante la reunión, en la que han destacado las ausencias, entre otros, de los líderes latinoamericanos -sólo han asistido Raúl Castro y Leonel Fernández-, también se hizo hincapié en la necesidad de profundizar en la paz y la seguridad, en el desarme nuclear, en la lucha contra el terrorismo, en la promoción de la justicia social y en la mejora del medio ambiente.

Asimismo, hubo varias referencias concretas a diferentes problemas, especialmente al conflicto israelí-palestino, ante el que el NOAL muestra su solidaridad con los palestinos y su condena a la política de asentamientos ilegales desarrollada por Israel.

Para mañana por la tarde está prevista la clausura de la cumbre de esta organización, que nació en 1961 por iniciativa de Egipto, India y Yugoslavia como una alternativa a los dos bloques políticos que durante la época de la guerra fría.

Comentá la nota