El país ya tiene Presupuesto virtual

El Senado convirtió anoche en ley el proyecto de Presupuesto Nacional 2009. Hace años que esta norma perdió total importancia como previsión y límite de los ingresos y gastos del Estado, pero ahora el maquillaje supera todo antecedente.
El proyecto se redactó antes de la etapa más fuerte de la crisis financiera,pero Cristina de Kirchner se negó sistemáticamente a modificarlo. Así, el dólar para todo 2009 estará en $ 3,19, de acuerdo con lo votado anoche, cuando la realidad lo superó por 20 centavos. Será un desafío, también, que la Argentina crezca 4% y que la inflación se limite sólo a 8%.

Los radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales no dejaron artículo del Presupuesto 2009 sin cuestionar. Atacaron la falta de realismo en las previsiones, los superpoderes y el no computar como ingreso los aportes que llegarán desde las AFJP.

El Senado convirtió anoche en ley el proyecto de Presupuesto nacional 2009 en medio de fuertes cuestionamientos por la falta de actualización de sus previsiones en medio de la crisis financiera, el mantenimiento de los superpoderes y la discrecionalidad en la distribución de los fondos desde la Nación a las provincias.

El proyecto fue votado en general con 48 votos a favor y 14 en contra sin introducir modificaciones en relación con lo sancionado en Diputados tal como llegó de esa Cámara a pesar de las críticas de la oposición.

En el tratamiento en particular algunos votos oficialistas se dieron vuelta, como Elena Corregido, Juan Carlos Romero, Carlos Reute-mann y Roxana Latorre, que al igual que el resto de la oposición rechazaron los artículos donde se volvieron a consagrar los superpoderes, aprobados por 38 votos contra 23.

La cuestionada delegación de facultades permite al jefe de Gabinete «introducir ampliaciones en los créditos presupuestarios» y «establecer su distribución en la medida en que las mismas sean financiadas con incremento de fuentes de financiamiento originadas en préstamos de organismos financieros internacionales de los que la Nación forme parte y los originados en acuerdos bilaterales paíspaís», según indica el proyecto. Ese fue el centro de buena parte de los debates que se prolongaron durante toda la tarde.

Préstamos

El artículo 72, que modifica la carta orgánica del Banco Nación para ampliar los límites de entidad para otorgarle préstamos al Tesoro fue sancionado por 39 a 22. También allí el kirchnerismo perdió votos. En Diputados había sido uno de los puntos más cuestionados por la oposición y en el Senado se plegaron también oficialistas.

El kirchnerismo defendió las cifras contenidas en el Presupuesto 2009 -no tenían autorización del gobierno, como es obvio, para introducir ningún cambio- y debió soportar que desde la oposición una lluvia de críticas por no contemplar los efectos de la crisis financiera internacional -que estalló luego de la elaboración del proyecto-, ni que fueran incorporados en el cálculo de ingresos los recursos que ingresarán al Estado por la eliminación del sistema de AFJP.

El radical Ernesto Sanz rechazó el proyecto explicando que contiene «dos claudicaciones institucionales»: «la delegación de facultades» al Poder Ejecutivo y el «preocupante agravamiento» de la falta de federalismo.

Sanz, se ocupó también de la crisis financiera local: «Hay un drenaje de depósitos que está alcanzando los $ 200 millones diarios, por la falta de confianza, la discusión ahora no es cuánto vamos a crecer, sino si vamos a entrar en recesión», dijo en el recinto.

El miembro informante, el jefe de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Fabián Ríos, se defendió argumentando contra «aquellos que dicen que la Argentina no está preparada para afrontar la crisis» internacional.

Como si se tratara de un principio bíblico que la realidad no puede modificar más allá de la voluntad del gobierno, Ríos sostuvo: «El superávit fiscal primario es una política de Estado, el Presupuesto contempla la situación de la Argentina en el mundo».

Argumentos

La defensa siguió los argumentos que se escuchan diariamente en la Casa Rosada: «Están mintiendo todos aquellos gurúes de la economía que estuvieron hablando durante las últimas semanas y dijeron que el Presupuesto no contempla la situación actual del mundo», dijo.

Agregó que «los más atrevidos han planteado tres escenarios distintos para el año que viene, pero ninguno se ha animado a aportar una dosis de certeza».

El socialista Rubén Giustiniani fue directamente a la realidad sobre la inutilidad de la ley que estaban votando: «Es una mera formalidad, sobreestima gastos, excluye los vencimientos de la deuda externa del próximo año y la incorporación de recursos extra por la reestatización del sistema previsional y para colmo ignora la crisis financiera internacional». Tampoco dejó pasar una crítica a los super-poderes que vuelven virtual cualquier disposición presupuestaria.

Comentá la nota