Pago de asignaciones universales pone al límite al sistema bancario

La capacidad operativa de la red de bancos que operan en la plaza local se puso a prueba en los últimos días a partir del inicio del pago de asignaciones universales por hijo, que sumaron un enorme grupo de gente a la ya gran cantidad de pagos por diversos conceptos que realizan las entidades financieras.

La postal habitual en estos días es ver largas filas de gente en los alrededores de los bancos y cajeros electrónicos, problemas de tránsito frente a las sucursales y fuertes repercusiones también en ámbitos como el comercial y de servicios, y el mejor ejemplo es ver colectivos del transporte urbano repletos a toda hora entrando y saliendo del centro formoseño.

Esfuerzo

Si bien algunos bancos adaptaron su horario de atención a clientes con más horas, o atención en horas vespertinas, esto sólo logró descomprimir levemente la situación de aglomeración de gente en las sucursales.

Otros bancos optaron por mantener operativas todas sus cajas de atención, y tratando de organizar el ingreso al banco de la manera más ordenada posible, en medio de un clima bastante caprichoso, con lluvias e intenso calor intermitentes según la hora del día.

El Banco Formosa ubicó en los ventanales de vidrio de una de sus sucursales, un listado de nombres a los que ANSES le encomendó le abone sus asignaciones familiares universales, lo que facilitó, para el caso de esos beneficiarios, el trámite de buscar en qué banco debían percibir el beneficio, además de retirar la tarjeta de débito en todos los casos.

Cajeros electrónicos

El sistema de cajeros tuvo también una fuerte demanda de operaciones a toda hora, por lo que debieron ser mantenidos y atendidos de manera corriente para que no queden sin efectivo ante el constante uso de los mismos por parte de agentes estatales bancarizados y los nuevos beneficiarios de la medida anunciada por Nación.

En algunos casos, según las quejas de la gente que llegaron a este medio, hubo cajeros que se quedaban sin papel para emitir comprobantes de las operaciones. En otros casos, hubo personas que, habiendo recibido el nuevo plástico de débito por la asignación, no indicaron a nadie del banco que no sabían utilizar el cajero electrónico, generando demoras en los trámites.

Consecuencias indirectas

El comercio se vio beneficiado por una ola de visitantes y compradores en locales, en una suerte de adelantamiento del período de alza de ventas típicas de diciembre en cada año. Asimismo, el servicio de transporte urbano circuló, en la mayoría de las horas, con unidades llenas y paradas pobladas de gente. Según estimaciones, se habría, al menos, duplicado el corte de boleto desde el primero de diciembre.

En este sentido, también tuvieron mayor demanda los servicios de remis y minibuses, además de cierto impacto en el transporte de larga distancia.

Por su parte, se apreció una discreta vigilancia policial en cercanías de entidades bancarias y crediticias, cajeros electrónicos y comercios, que tuvieron un intenso pasaje de personas.

Comentá la nota