Paggi habló de sus objetivos: "Vamos por los policías corruptos y por los Garrido"

Paggi habló de sus objetivos:
El jefe de la Policía Bonaerense adelantó en Radio 10 que buscará combatir a los malos uniformados y alentar a los buenos efectivos, como el teniente que fue brutalmente asesinado en San Isidro
El uniformado que ayer asumió en la conducción de las 50 mil personas que integran la fuerza de seguridad de Buenos Aires destacó que promoverá que los uniformados sean sean "legalmente firmes" cuando realizan sus tareas de lucha contra el delito.

En diálogo con Oscar El Negro González Oro, en el programa El Oro y el Moro de Radio 10, Juan Carlos Paggi destacó que su intención será luchar contra los policías corruptos y promover a los buenos efectivos, como el caso de Aldo Garrido, quien fue ascendido a capitán tras ser asesinado en San Isidro cuando intentó evitar un robo.

"Vamos por los corruptos, pero también por los Garrido", afirmó el jefe de la Policía Bonaerense.

El flamante titular de la fuerza también manifestó esta mañana su "profundo dolor" por el asesinato del sargento Leonardo Melizza en el partido de San Martín.

"No es ni más ni menos que haber ofrendado lo más preciado que tenía, su vida", lamentó Paggi al referirse al crimen del uniformado, que perdió la vida de un balazo cuando acudía a un llamado del 911.

Asimismo, el titular de la Policía Bonaerense afirmó que prefiere tener en sus filas a "cincuenta mil Garridos vivos, que un policía asesinado", al aludir al efectivo ultimado el martes en el partido de San Isidro en cumplimiento de su deber.

Paggi sostuvo que "sin duda va a haber cambios profundos" en la fuerza, pero que éstos "serán en la misma línea" que vienen indicando las máximas autoridades del gobierno provincial.

"Vamos a ir a fondo con el secuestro de drogas, de armas y de autos robados, y todo lo que tenga que ver con desalentar la inseguridad en nuestra provincia", dijo Paggi.

El flamante funcionario consideró: "Hay que profundizar lo que estableció desde el comienzo de su gestión el gobernador (Daniel) Scioli, que la seguridad la construimos entre todos. Lo que pereciera ser meramente un slogan, tiene una vigencia permanente: nada mejor que la Policía ligada al vecino, en un concepto de proximidad".

En ese sentido, dijo: "En algunos lugares existe (Aldo) Garrido (asesinado el martes en San Isidro), y en otros, aquellos que son anónimos y a veces nos dejan en una situación de indefensión".

"Pero, en general, la ciudadanía de la provincia de Buenos Aires tiene confianza en su policía: lo demuestran las 45 mil llamadas que recibe diariamente de gente que pide ayuda a través del 911", precisó.

Paggi declaró: "Sin duda en una fuerza de más de cincuenta mil hombres existen algunos elementos que seguramente deberán ser separados de la institución. Pero tenemos que avanzar junto con la auditoría de Asuntos Internos, que depende del ministro" Carlos Stornelli.

"La misma policía va separando, en un proceso de autodepuración, a aquellos efectivos que son nocivos: diez, veinte, cien de ellos perjudican el buen nombre y el honor de los otros 51.900. Hace mucho más ruido el árbol que cae, y de él se saca mucha leña", aseveró.

Empero, destacó: "Si hay sospechas, pongámoslas a disposición de la Justicia y sigamos trabajando. Hay 51.900 más que se merecen el reconocimiento no sólo de sus jefes, sino también social. La idea es que tengamos cincuenta mil Garridos, pero vivos".

Comentá la nota