Pagarán al BCRA por el uso de reservas con Letra a 10 años

Pagarán al BCRA por el uso de reservas con Letra a 10 años
• Se firmó ayer resolución en Economía.

• Clave: hoy, reunión de Boudou con Lazard Freres por Club de París

El ministro Boudou firmó ayer la resolución en la que detalla las características de la Letra del Tesoro que se le entregará al Banco Central a cambio de los u$s 6.500 millones en reservas internacionales. Es un calco del instrumento utilizado al momento de cancelar totalmente la deuda con el Fondo Monetario en 2006: a 10 años de plazo, intransferible y pagará, cada seis meses, el mismo rendimiento que las reservas, pero con un límite en la Libor anual menos un punto porcentual.

Otro dato que trascendió ayer en Casa de Gobierno es que se utilizará el 100% de las reservas «solicitadas». Es decir, que el Fondo del Bicentenario no actuará de garantía del pago de la deuda, sino que directamente se utilizará para ese fin. No es un «plan B», sino que lo ascendieron a la «A». En la misma resolución se dispone la creación de dos cuentas en el Banco Central para atender esos pagos, una para los organismos internacionales y la otra para los tenedores de títulos públicos.

Los mercados reaccionaron en cierta medida en positivo la semana pasada tras el anuncio de la creación de este Fondo del Bicentenario. Pero habrá que ver la repercusión que tenga de ahora en adelante, no ya la utilización de las reservas que siempre es un tema sensible para operadores, sino la situación fiscal que derive de este proceso. De un lado está el mensaje oficial de pagar la deuda utilizando todos los recursos disponibles para tal fin. Pero como contrapeso, está la preocupación que despierta la posibilidad de que «todo sea posible» para pagar la deuda.

En paralelo y en forma silenciosa, Boudou sigue en conversaciones con el Club de París. En este punto las definiciones no son de corto plazo. Pero concretamente hoy se reunirá con los ejecutivos del banco Lazard Freres, que están actuando de intermediarios con los países acreedores para definir una propuesta de pago que excluya el paso previo por el FMI. La intención sería otorgar un mandato a esa entidad para que cierre el acuerdo y, fiel al estilo oficial, sólo cobraría una comisión en función del éxito de su gestión. Una de las posibilidades que se baraja es que sea el Grupo de los 20 y no el Fondo Monetario el que actúe como referente del nuevo acuerdo. Atrás quedó la posibilidad de efectuar un pago contado con el uso de las reservas del BCRA al Club de París. Ese plan oficial, lanzado en setiembre de 2008 de la mano de la oferta a los bonistas, quedó trunco por la crisis financiera internacional que derivó en el hundimiento de Lehman Brothers al mes siguiente. Ahora el Gobierno retomó la propuesta a los tenedores de bonos en default, pero el Club de París quedó pendiente. Paradójicamente, lo que se utiliza ahora de reservas para el Fondo del Bicentenario es un monto cercano al de la deuda total con los países acreedores. ¿Cuánto hubiera bajado el riesgo-país si el destino de esas reservas hubiera sido otro?

Por lo pronto, quedó claro que para evitar el uso gradual de las reservas internacionales, se decidió ir por un solo paso y directo. Habrá que ver cómo juega y si juega esta medida en un acontecimiento no menor para el Bicentenario: el vencimiento del mandato de Martín Redrado al frente del Banco Central. ¿Le ofrecerán continuar? ¿Aceptará continuar si se lo ofrecen? Es uno de los interrogantes que planeta la economía argentina para 2010. Pero setiembre es muy largo plazo en función de cuanto sucede hoy en la plaza como para que este tema genere cierta preocupación.

Comentá la nota