Pagará el intendente una multa porque el municipio no cumple una sentencia

El intendente Miguel Isa será formalmente notificado hoy que tiene que comenzar a pagar $80 diarios de su sueldo, en concepto de multa a raíz de que la Municipalidad de Salta viene incumpliendo reiteradamente una sentencia judicial, por la cual se reconoció a varios empleados un adicional por tareas insalubres.
La multa fue impuesta por la jueza de primera instancia en los contencioso administrativo Silvia Longarte, a pedido del abogado Marcelo Juri, que representa a poco más de diez de empleados con idéntico reclamo incumplido.

En otro de los casos el intendente también será notificado hoy que dispone de tres días para contestar en qué fecha, dentro de los próximos diez días, la Municipalidad empezará a cumplir con la sentencia judicial, caso contrario le será impuesta una nueva multa.

Tres del total de casos presentados tienen decisión judicial firme de reconocimiento de adicional por tarea insalubre y uno solo de ellos fue abonado en efectivo en el año 2007, por haberse acreditado la situación de enfermedad del empleado, ya que en razón de la emergencia económica la Municipalidad ofreció pagar en títulos de consolidación de deuda.

Si todos los planteos hechos ante la Justicia prosperan en idéntica forma, habrá por lo menos nueve sentencias similares y deudas para pagar por idéntico concepto, con lo cual la Municipalidad deberá indefectiblemente poner una fecha de pago. Si el criterio d ela jueza que entiende en el caso se repite, el intendente deberá afrontar con su propio sueldo la mora en que sus empleados están haciendo incurrir al estado municipal.

El reclamo por tarea insalubre fue reconocido por un decreto del 11 de noviembre de 1995, durante la intendencia de Víctor Abelardo Montoya a más treinta empleados municipales. Ese adicional nunca se hizo efectivo y a fines de 2005 una parte de los empleados inició una demanda. Las primeras sentencias favorables se produjeron en diciembre de 2006. Como ya se dijo, una sola se pagó en efectivo , las otras dos fueron apeladas ante la Corte de Justicia.

En febrero de 2008 la Municipalidad desistió de las apelaciones y asumió el compromiso de pagar en noventa días, pero no cumplió bajo el argumento de preparara los trámites administrativos para el pago con bonos.

Simultáneamente los empleados presentaron un pedido de actualización de la deuda. En uno de los casos, la deuda inicial pasó de $6.800 a $16.400, aproximadamente. En el otro de los casos la deuda inicial de $9.000 pasó a casi 20.000 reconocida por la Municipalidad.

El pedido de multa formulado a la jueza a fines de mayo de este año expresa que " no existe al parecer por la Municipalidad, la intención de pago y de cumplimiento de la sentencia original, como tampoco del compromiso asumido ante la Corte, tendiendo dicha reticencia al pago a una cuestión dolosa o mínimamente negligente en su accionar."

Comentá la nota