Pagar o pagar

Desde la Agencia de Recaudación Municipal se trabaja para mejorar el compromiso de los contribuyentes. Se realizan inspecciones en zonas comerciales y se incentiva al pago de las tasas. Además, durante el verano, se controló el negocio golondrina.
El verano es época de máxima actividad en la ciudad, lo que repercute en todos los ámbitos y, claro que sí, también en el desempeño de inspectores de la Municipalidad, que aprovechan el mayor movimiento para hacer cumplir las normas tributarias.

Desde la Agencia de Recaudación Municipal se hizo un intenso operativo contra el trabajo golondrina, pero además su titular, Gabriel Ballarino, destacó que cada uno de nosotros se tiene que acostumbrar a pedir la boleta como forma de prevenir la evasión.

N&P:- ¿Qué controles están realizando en la noche marplatense?

G.B.:- Es interesante, porque realmente uno tiene que salir de noche a recorrer las calles de Mar del Plata para darse cuenta de las nuevas tecnologías en cartelería y en marquesinas que hay en los comercios. Y ver, además, que uno les pide a los comerciantes que exhiban comprobante de pagos y si tienen la cartilla de declaración del cartel o la marquesina y dicen no tenerlo o no saber si están declarados, mucho menos saber si pagan o no. Es decir, creo que la única manera de detectarlo es a través de esta fuerza de fiscalización que está teniendo la Agencia de Recaudación Fiscal, chiquita pero con mucho empeño.

N&P:- ¿Y qué surge de esos relevamientos?

G.B.:- Respecto de la cartelería existen nuevas tecnologías. En bares o en todo tipo de comercios gastronómicos, un cartel luminoso que tiene “leds” o que tiene tecnología de LCD transmite propagandas no sólo de ese negocio, sino de otras marcas que tienen que ver con bebidas, comidas, hasta con otro tipo de esparcimiento. Con lo cual esos carteles no están sólo publicitando ese comercio, sino que seguramente han hecho contratos, imagino, jugosos, y no creo que los hayan declarado en la Tasa de Seguridad e Higiene.

N&P:- ¿Y cómo se controla esa cuestión?

G.B.:- Justamente por ese motivo estamos haciendo trabajos de punto fijo en esos lugares. No creo que el derecho de publicidad que ellos están pagando tenga que ver con que transmitan publicidad de otras marcas también, con lo cual vamos a hacer una revisión interna para que esos carteles paguen diferente. Porque no sólo revelan una mayor capacidad contributiva, sino que además la contaminación visual para el que camina, del que pasa, es mucho mayor. Entiendo que cuando mayor contaminación visual hay, se debe pagar una carga tributaria mayor en contribución por el daño que se le genera a la comunidad toda.

Cultural

N&P:- ¿Hay un contexto cultural de no pagar, que se evidencia aún más en verano con el trabajo golondrina?

G.B.:- Sí, totalmente. Nosotros, todo este verano estuvimos trabajando fuertemente con Inspección General intentando desmantelar el comercio golondrina, que tiene que ver hasta con una inequidad comercial que se genera entre los comerciantes. Nosotros tratamos de proteger el comercio de Mar del Plata de todo el año. El comercio golondrina que no genera nada, que se instala hasta a veces prepotentemente sin una habilitación, sin solicitar que le verifiquemos las medidas mínimas de seguridad, higiene, salubridad, esos comercios son los que este verano hemos salido a detectar y a erradicar, porque verdaderamente es gente que no deja nada a Mar del Plata y mucho menos dinero. Al no habilitar su actividad, tampoco pagan la tasa correspondiente. Como siempre decimos, esto es un poco la cultura del informalismo, que estamos tratando de combatir día a día.

N&P:- ¿Y de qué manera específica se la combate?

G.B.:- La manera es exigir la factura en cada uno de los comercios. Fíjese que hay mucho comercio gastronómico; yo no tengo nada contra ellos, la ciudad es un muy buen punto gastronómico, a todos nos gusta salir y disfrutar de comer afuera. Sin embargo, si no les hacemos estos procedimientos de punto fijo, en los que nos quedamos toda la noche junto al cajero, siguen imprimiendo este tipo de comandas que no son tickets, que no son facturas, que no sirven como testimonio fiscal. Detrás de cada comanda, en verdad, hay una evasión de una porción de los tributos importantes. En materia local están evadiendo la base de Ingresos Brutos, que es la base imponible de nuestra Tasa de Seguridad e Higiene.

N&P:- ¿Considera que es un problema de mala fe de los comerciantes o de falta de conocimiento o cultura por parte del consumidor, de no exigir su ticket?

G.B.:- Mire, una forma efectiva de luchar contra este tipo de evasión o informalidad tributaria es que cada consumidor exija el ticket, la factura, por más minima que sea la compra. Aunque sea de unos 5, 6, 2 pesos. La tenemos que reclamar. Porque en realidad el daño es para toda la sociedad, es plata que no entra a las arcas del fisco y es plata que no se puede redistribuir a la sociedad. Nosotros en este momento nos encargamos del ingreso tributario municipal, la distribución creo que los políticos la tienen que hacer de la manera más eficiente, de la mejor manera social. Pero nosotros, que nos abocamos a esto del recurso tributario, de generar recursos para la comuna, estamos trabajando fuerte para ello.

N&P:- En relación a los tributos, ¿cuál es la situación que encontraron y cuál es la actual?

G.B.:- Cuando empezamos a recorrer esta gestión de la Agencia, veíamos que había sectores de evasión casi permanentes. Lo que empezamos a hacer fue fiscalizaciones un poco más profundas y determinamos ajustes importantes en áreas como la educación privada, la gastronomía, agencias de automotores, variados rubros, y hemos encontrado diferencias respecto de lo que se nos declaraba bimestralmente. Así que estamos trabajando fuertemente en ese aspecto, en orden a lograr actualizaciones importantes.

Comentá la nota