Pagan sus multas con trabajo

(Gral. Pico) La limpieza y mantenimiento de la ciudad es para algunos vecinos una labor, que se debe realizar en conjunto, como un ejemplo del cuidado del medio ambiente. Para otros, un medio para saldar deudas con la municipalidad. Así, se desprende de un nuevo trabajo comunitario realizado por las denominadas "Patrullas ecológicas".
Por los barrios.

Esta vez, el barrio elegido fue Indio Ranqueles. El grupo inició el recorrido en la mañana del sábado y se concentró en la esquina de las calles 33 y 40, para continuar el trayecto de limpieza hasta la calle 539 y, luego, hasta la 504. Además, se rastrilló el sector lindero a la ruta provincial 1. Las tareas demandaron alrededor de dos horas y se extendieron a todos los sitios cercanos, como terrenos, en los cuales se encontró mucha basura.

Según el informe oficial, los integrantes de la patrulla recolectaron una cantidad de residuos equivalente a 35 bolsas del tamaño "consorcio". La iniciativa fue coordinada por la Dirección de Juventud, Deporte y Recreación, en forma conjunta con la Dirección General de Servicios de la municipalidad.

El programa de "Patrullas ecológicas" fue creado mediante ordenanza y tiene como objeto que la ciudadanía acceda a medios alternativos de cancelación de deudas, ya sea las originadas por el incumplimiento de pago de tasas municipales, como por infracciones de tránsito leves no reincidentes.

Para los funcionarios, la propuesta representa "una posibilidad concreta" que se les brinda a las personas de escasos recursos económicos, en situación de morosidad con la comuna, para que regularicen su situación de deuda que tienen con el Estado.

Además, agregan que la idea del programa "tiende al cuidado del medio ambiente, a través de la limpieza de espacios públicos de los diferentes barrios de la ciudad". Desde la comuna, se asegura que la implementación de las patrullas constituye una "herramienta que busca generar conciencia y comprometer a la población con la importancia de colaborar para el mantenimiento solidario de calles, veredas y espacios públicos".

Barrido en las calles.

El municipio piquense ha reiterado en varias oportunidades la necesidad de una ciudad limpia y puso en marcha distintas líneas de acción, para cumplir un pilar de la actual gestión. La última propuesta que se conoció fue la formación de pequeñas empresas, integradas por mujeres beneficiarias de planes sociales, que en forma asociada serán afectadas a barrios de General Pico, para el barrido de las calles y cordones. La iniciativa sirvió para descomprimir un conflicto que se mantenía latente, ya que el grupo habían iniciado una serie de reclamos, que fueron creciendo y tomando formas más duras.

Comentá la nota