No se paga el aumento a los municipales .

En la asamblea de los trabajadores, el intendente dijo que el esfuerzo pasa por pagar en fecha. Y que hoy viaja a Economía, junto a Oscar Otero, a buscar respuesta a la reducción en el envío de fondos de la coparticipación. Aseguró que no despedirá a contratados
El intendente Carlos Sánchez planteó ante el Sindicato de Trabajadores Municipales las dificultades financieras por las que atraviesa la comuna y que le imposibilita a pagar el 10 por ciento de aumento presupuestado para este año, e indicó que el esfuerzo pasa ahora por pagar los sueldos en tiempo y forma. Ni hablar entonces de nuevos incrementos.

No obstante, la esperanza de los trabajadores municipales pasa por la audiencia que tendrá hoy el intendente con el ministro de Economía, ante quien planteará la situación del municipio y fundamentalmente buscará una respuesta sobre la coparticipación provincial, ya que se recibe menos de lo pautado para este año y eso genera el desfasaje en las arcas públicas.

A esa reunión Sánchez asistirá con Carlos Otero, a quien invitó puntualmente a viajar a La Plata para que participara de las conversaciones en Economía y saber de primera mano la respuesta que se reciba, pero a su vez transmitir desde los empleados la situación que atraviesan los trabajadores sin incremento en sus haberes.

Sánchez fue concreto ante los trabajadores, manifestando la imposibilidad de otorgar algún aumento salarial, porque ni siquiera puede cumplir con ese 10 por ciento presupuestado para 2009. Y además, que hasta sería muy difícil de que pudiera pagarse con retroactividad en caso de que la Provincia normalice el envío de la coparticipación, aunque los municipales dejaron eso en vías de una posterior negociación.

El jefe comunal recordó que esta situación se avizoraba hacia fines del año anterior, y fue por eso que requirió al Concejo Deliberante un aumento de tasas o la creación de la relacionada a Salud, pero no tuvo la respuesta esperada, por lo cual ahora las dificultades están a la vista.

El compromiso del intendente quedó claro que ante esta coyuntura es pagar los sueldos en fecha, al igual que las horas extras aunque se han reducido, y que no se despedirá a ningún agente contratado, asegurándoles de esa manera la estabilidad laboral a una importante cantidad de personas.

También hubo otro tipo de reclamos de los municipales, que fueron por el incumplimiento en algunas áreas de la entrega de la ropa de trabajo, cuestiones poco claras en las recategorizaciones y también en la incorporación de personal contratado, sobre lo que se pidió la mayor celeridad posible para que formen parte de la planta permanente.

Pero en cuanto a quejas, el hospital estuvo en el centro de la discordia, ya que hacia la dirección administrativa a cargo de Jorge Boonstra se apuntó duramente, manifestándole al intendente distinto tipo de situaciones que han irritado al personal de los diversos sectores del nosocomio, que además aseguran que no pueden formular ningún tipo de inquietud o planteo porque no son atendidos.

Ante esto, el intendente se comprometió a interiorizarse de cada situación planteada sobre el hospital, e incluso a conocer algunos casos puntuales sobre actitudes contrarias hacia el personal denunciadas anoche.

Comentá la nota