Padres, médicos y maestros piden el cierre de escuelas.

Mientras los padres, los médicos pediatras y los maestros piden el adelanto de las vacaciones y el cierre de las escuelas para evitar la propagación de enfermedades (con la amenaza de la gripe A latente), las autoridades sanitarias se niegan a interrumpir las clases.
Hubo otros cuatro cursos cerrados, por lo que suman trece las aulas con casos sospechosos y con profilaxis para los alumnos. Los médicos dicen que no dan abasto y los maestros, que con los cursos vacíos "no avanzamos".

Uno de los casos sospechosos, cuyos resultados definitivos están pendientes en el Malbrán, se produjo en la Escuela Nº 1 de Santa Rosa. Fue en tercer grado. Es una nena, que está aislada desde el pasado viernes, cuando la atendió un pediatra. La pequeña estuvo sin asistir casi toda la semana pasada (la última vez que asistió fue el lunes anterior). El viernes pasado faltaron 17 chicos de un grado de unos 20 alumnos.

La coordinadora de Epidemiología, Claudia Elorza, asistió ayer en forma personal a darles la charla de profilaxis a los padres de los pequeños. Y se anunció el cierre del curso. "Los resultados del caso están en el Malbrán. Tenemos otras 40 muestras de las que esperamos el resultado. No tenemos fecha", dijo.

La directora de la Escuela Nº 1, Teresa Hellbusch, explicó que "la nena presentó un síntoma y la pediatra informó el caso. Ahora vamos a dar la charla con los padres". En la escuela el ausentismo, en los dos turnos (mañana y tarde), fue de 50%.

Al ser consultada por El Diario, Hellbusch opinó que se deberían adelantar las vacaciones. "Porque más allá de la decisión de cerrar las escuelas, que no es mi tema, los maestros no pueden dar clases. Hay cursos con la mitad de los chicos y no se pueden dar los contenidos", dijo.

El ausentismo más alto se produce en los grados de los más pequeños. Por ejemplo, en un primer grado, de un total de 28 alumnos, ayer sólo asistieron seis.

Otro elemento que se advirtió es que los docentes están fuera de las acciones de profilaxis. Los maestros deben seguir dando clases en las mismas aulas en que estuvieron la alumna y el curso bajo sospecha.

En la redacción de El Diario hubo reiterados llamados (también en la Línea Abierta) sobre la postura de los padres en relación al cierre de las escuelas.

Sin avance

La secretaria general de UTELPa, Noemí Tejeda, dijo que "nosotros no vamos a opinar del cierre de las escuelas... Están los especialistas", dijo ante la consulta.

Pero dijo que -pedagógicamente- no sirve seguir con las clases con este nivel de ausentismo. "Porque no hay avances. No se puede seguir un programa con la mitad del curso. Hay que volver sobre los contenidos. Y en la semana siguiente está enferma la otra mitad. Por ejemplo en Polimodal no se pueden tomar las evaluaciones ni las integraciones", sostuvo.

Los pediatras,

desbordados

Los médicos pediatras ya pidieron en el seno de la comisión de seguimiento de la epidemia el cese de las clases. Fue hace dos semanas. Pero ahora la situación se expandió: las salas de guardia de los hospitales y de los sanatorios privados.

También en los consultorios. Algunos pediatras les confiesan a los padres que "no se puede atender a tantos chicos". La jornada de atención de los consultorios supera las ocho horas.

Comentá la nota