Padres "justifican" los paros pero se quejan de la educación de sus hijos

Si bien entienden y comparten el reclamo gremial por mejores salarios, no dejan de preocuparse por el nivel educativo de los chicos.
Para hoy y mañana se anuncia un nuevo paro de los docentes provinciales, a los que adhiere un grupo de integrantes de escuelas municipales. La medida de fuerza a un menos de un mes de finalizar las clases plantea la necesidad de realizar un balance sobre la cantidad de días en que la actividad escolar estuvo interrumpida. Con ese propósito, LA CAPITAL dialogó con los padres de los niños que se vieron impedidos de mantener durante este año una continuidad en su ciclo educativo.

Sin embargo, las opiniones recogidas no ponen en general en tela de juicio la actitud de los docentes en cuanto a trabajadores asalariados. Por el contrario, entre los que expusieron su punto de vista sobre el tema, un gran número destacó que como reclamo gremial, que contempla el mejoramiento salarial y de la calidad educativo, "los paros tienen su justificación", pero ello no quita que "en esta situación los más perjudicados son los niños y sus familias" porque los primeros no pueden darles la educación que se merecen, y las segundas, porque ello redunda negativamente en su ritmo de vida, ya que principalmente los padres que trabajan han tenido que estribar medios, y a veces de manera onerosa, para cuidar a sus hijos mientras ellos cumplen con su rutina laboral.

Uno de los padres que se prestó a este sondeo de opinión puso de relieve que "como tengo un programa de radio, y siempre me ocupo del tema, realizamos una estadística al respecto, comprobando que los chicos han tenido este año como cálculo optimista nada menos que dos días y medio de clase por semana".

Las opiniones

* Marta: "Yo vengo a buscar a la hija de una amiga. Pero muchas veces no lo hago porque hay paro docente. Y como mi amiga trabaja se encuentra con el problema de no saber dónde dejar a la nena. Esto fue muy problemático. Yo la vengo a ayudar, porque si no no sé qué haría".

* Sonia (dos escolares): "Creo en el derecho que tiene todo trabajador a reclamar una mejora salarial o de otro tipo a través de una medida de fuerza. Pero también creo en el derecho de los chicos en educarse. Pienso que el Estado invade el derecho del trabajador al no responder a su reclamo, y el trabajador de los niños, porque no recibe una buena y suficiente educación en la escuela. Con mi marido, somos dos trabajadores y contamos con la escuela para que allí permanezcan nuestros hijos. Pero nos encontramos con que nos los tenemos que llevar a nuestra casa o al trabajo. Así, la educación se convierte en mediocre, porque los chicos no reciben todo el esquema educativo. Esto es una doble complicación".

* Horacio (un escolar): "Los docentes reclaman algo que se justifica. Los paros están mal. Pero hay muchas cosas en el país que están mal. Y si no miremos la situación de los jubilados, de los desocupados, de los demás trabajadores, de la gran mayoría de argentinos en general. Los salarios y los haberes no alcanzan. No estoy de acuerdo con los que responsabilizan a los docentes. Estos no trabajan sólo cuatro horas, sino que se tienen que llevar tarea a su casa, duplican prácticamente su horario y todavía más, porque muchos días se quedan planificando hasta la una de la mañana, pero nadie se entera de ello ni se lo recompensa. Mi señora es maestra jardinera y su realidad la vivo todos los días".

*Leticia (una escolar): "A mí me parece que los reclamos docentes son justos. Es su derecho, aunque perjudique la educación de nuestros hijos. Pero con salarios bajos y con una educación deficiente por la falta de medios no se puede seguir adelante".

* María Luz: "Comprendo que los docentes quieran un salario más justo. Pero ello afecta que mis hijos puedan ir a la escuela. El tema tendría que conciliarse de otra manera, porque esta lucha perjudica a los más desprotegidos: docentes y alumnos, y también a los padres. Hubo muchos días sin clase por distintos motivos. Yo veo que están muy atrasados. Espero que el gobierno les dé pronto una respuesta positiva y se terminen los paros".

* María Marta (maneja una combi): "Los docentes tienen sus razones, pero a mí que hayan parado las clases tantas veces me da vergüenza ajena ¿Saben por qué? porque nosotros cobramos para trasladar a los chicos y nos encontramos con padres que nos dicen: 'Ustedes sí que la pasan bien, porque nunca trabajan'. Pero además de los paros docentes, tenemos que contar los de los auxiliares, que pararon todavía más. Hubo meses que los chicos fueron a clase la mitad de los días".

* Marina (una escolar): "Yo estoy a favor de la docencia. Pero se perjudica mucho a los chicos y la actividad diaria de los padres. Parece que en nuestro país la lucha siempre es de 'laburantes' contra 'laburantes'. Es dramático. Yo creo que el Estado le debe pagar buenos sueldos a los maestros a los que les confiamos la educación de nuestros hijos".

* Mónica: "Es una desastre lo sucedido este año. Creo que está perdido, porque entre la gripe, los paros, la falta de agua y otras cosas, hubo pocas clases. Además, está la amenaza de que si todo sigue igual, el año que viene siguen los paros y el cuadro se vuelve a repetir. No puede ser".

* María: "Creo que todo reclamo en educación y salud es justo. Aquí los que se perjudican son los niños. El gobierno tiene que dar soluciones. Lo que piden es justo. La educación es la base de todo".

* Julio César: "Yo tengo un programa de radio y vengo haciendo una estadística al respecto, con los días de paro, perfeccionamiento docente, desinfección y otros motivos. Lo hago porque los docentes cuando realizan la planificación que se hace cada seis meses, la realizan para cinco días a la semana, y el promedio que extraje dice que es de dos días y medio en el mejor de los casos".

Comentá la nota