Padres "autoconvocados" rechazaron los paros docentes frente a Utre y Sitech.

Con carteles que reclamaban por la educación de sus hijos, un centenar de personas se concentraron frente a los locales sindicales. Dirigentes de Utre solicitaron que los acompañen en la búsqueda de soluciones, y recibieron un no de respuesta.
Todos los años la misma historia para empezar las clases, nuestros chicos están retrocediendo cada vez más, queremos que tengan clases, que los docentes busquen otra forma de protestar, por que cada vez estamos teniendo chicos más brutos», reclamaba ayer una de las madres mientras sostenía una pancarta que rezaba «basta de paros». Un grupo de padres y sus chicos se dieron cita en Colón y 9 de Julio, frente a los locales sindicales lindantes de Utre Ctera y Sitech Federación, para repudiar los paros docentes.

Los dirigentes de Utre Ctera salieron a dialogar con los manifestantes y a solicitar su acompañamiento en la búsqueda de soluciones para destrabar el conflicto, que obtuvo como respuesta una vuelta de cara y un rotundo no.

«Nosotros no queremos hacer paro, nosotros también queremos dar clases, pero no tenemos ninguna vía de diálogo que nos permita solucionar el conflicto», explicaba Sergio Soto a los padres manifestantes. «No vi a ninguno de ustedes cuando hicimos una huelga de hambre por dos semanas frente al Superior Tribunal de Justicia para no hacer paro», recordó Soto, intentando explicar que las medidas de fuerza son la última instancia que les queda.

«Nosotros aspiramos a que durante esta semana se solucione el conflicto», decía el dirigente gremial, tratando de apaciguar los ánimos que crecían al fragor de la discusión. Los padres reclamaban por la educación pública acusando a los docentes de mandar a sus hijos a escuelas privadas, lo que desmentían los docentes presentes, quienes recordaban las luchas que mantuvieron por mejorar el estado de la educación.

Finalmente los padres se marcharon sin acompañar a los docentes de Utre, como les habían propuesto, hasta Casa de Gobierno, donde reclamaron ser atendidos por el gobernador Jorge Capitanich.

Comentá la nota