El padre critica, pero el hijo apoya al Gobierno

Son José y Carlos Herrada, productores de Alvear. El joven fue a Rusia con Cristina mientras su progenitor criticaba duro a Moreno.
Carlos Herrada tiene 30 años y es hijo de José Herrada. Ambos son productores de fruta de General Alvear, pero durante la última semana ocuparon posiciones casi opuestas frente al conflicto suscitado por los bajos precios de la producción frutihortícola.

Es que mientras el hijo estaba en Rusia acompañando a la misión comercial, encabezada por la presidenta Cristina Fernández e integrada por el gobernador Celso Jaque, con el objetivo de vender lo que pueda de su producción de ciruelas desecadas; el padre participaba activamente en las protestas de productores en reclamo por los bajos precios de la producción.

El mismo grupo que sufrió en carne propia los aprietes del polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para que levanten el paro y vuelvan a la cosecha.

A su regreso de Rusia, el Herrada hijo se mostró esperanzado con las oportunidades de negocios que se abren para Mendoza. "El interés es por 100 containers de fruta seca y mucho más", explicó antes de admitir su orgullo por los halagos vertidos por la primera mandataria nacional.

"Me han contado, yo no leí nada, pero es emocionante. Y esto no hace otra cosa que reafirmar el concepto de que tenemos que trabajar en conjunto gobierno, industriales y productores porque es la única manera de salir adelante. La demanda de alimentos está y el sol sale para todos o no sale para nadie", arengó el joven productor.

Mientras viajaba de Ezeiza a Retiro para subirse a un micro que lo lleve de regreso a General Alvear, Carlos reconoció que la situación "me ha desbordado" ante las importantes oportunidades comerciales que se dieron.

"Además de ciruela seca están interesados en pera, durazno y damasco. Sobre vinos, hortalizas y fruta en fresco también consultaron", aunque en este último caso sostuvo que sería más complicado "por los altos costos del flete (en avión) debido a las distancias que se deben cubrir" para que la mercadería llegue en tiempo y forma. "Es que el nombre de Mendoza es reconocido en aquel país" agregó.

Si bien reconoció no estar al tanto de las críticas efectuadas por su padre, José, contra el polémico Moreno y su apriete a los productores de Alvear, Carlos admitió desconocer cómo fue y qué pasó, pero igual afirmó que "es un momento difícil del cual el gobierno tiene las llaves para buscar una solución.

Esto lo charlamos con el Gobernador y la Presidenta en el viaje. Por mi parte le expresé que la gente que tiene alrededor no está a la altura de las circunstancias para resolver el conflicto ya que no conocen cómo funcionan las economías regionales. Se lo manifesté yo y los representantes de los otros sectores como la carne y lácteos".

Pero esto no fue todo lo que Herrada cuenta que le dijo a Cristina, también le señaló que "hay que trabajar más en planes de crisis para elaborar estrategias y con todos los sectores juntos salir adelante. La señora presidenta me demostró estar al tanto de todo lo que estaba pasando y me prometió que iba a ayudar con subsidios, financiamiento para las exportaciones y ver las reglas de juego con la moneda para adecuar el país y generar condiciones de competitividad" detalló.

Aun así el joven productor no perdió el optimismo.

"La demanda de alimentos está, no ha variado. Hay que entender que en tiempo de crisis o con buenas condiciones económicas los compradores siempre buscan lo mismo, algo bueno, lindo y barato. Por ello la formación de planes de trabajo para salir a los mercados y poder competir es fundamental y el gobierno tiene un rol primordial, pero tampoco puede estar ajeno el sector industrial y productivo. O es entre todos o nos va mal a todos" aseguró.

En este contexto afirmó que en Rusia "están abiertas las puertas para distintos productos, vinos, frutas, hortalizas y hasta maní" y en cuanto a su fuerte, la ciruela desecada, aclaró que "Chile no está presente por lo que el camino de la ciruela está libre con Rusia".

Sobre las críticas que surgieron en las últimas horas en Alvear ante la falta de empresarios exportadores en la misión comercial de la Presidente a Rusia, Carlos Herrada respondió que "tienen razón, deberían haber estado, es una lástima que no fue así" pero a renglón seguido comentó "sé que esto es muy grande para mí solo, pero antes de partir se hizo una invitación por medio de la secretaría de Desarrollo de la Municipalidad y la reunión no se hizo porque no fue nadie.

Intenté abrir las puertas a todos, incluso a San Rafael, pero nadie creyó en mí, no me tuvieron fe. Ahora será tiempo de trabajar y aprovechar las oportunidades que se dieron. Yo me ofrezco para que aprovechemos ese espacio y la llegada que ha dado la Presidenta" concluyó.

Comentá la nota