En el "Pacto Social", la menor suba de fondos fue para Amaya

La mayoría de los municipios tendrá un aumento del 20% promedio; la Capital, sólo el 9%. En el convenio para 2010 se fijaron diferencias entre las administraciones. Yerba Buena resultó la mayor beneficiada, con un 23%.
El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), que puso en vigencia el "Pacto Social" para garantizar el pago de los sueldos en 13 municipios no fijó, respecto de la pauta del año pasado, un incremento de recursos idéntico para las administraciones. Por el contrario, las cifras, fijadas por el gobernador, José Alperovich, revelan una marcada diferencia entre las distintas administraciones.

En comparación con lo estipulado en 2009, para este año, el Gobierno aplicó algunos cambios que, en la práctica, convirtieron a la Municipalidad de la capital en la menos beneficiada. La administración del intendente Domingo Amaya (PJ) recibirá un 9% más de lo estipulado el año pasado, mientras que los municipios del interior que suscriben el acuerdo tendrá un aumento promedio del 19%.

En algunos casos, inclusive, se supera ese porcentaje como ocurre con la Municipalidad de Yerba Buena, que administra el intendente Daniel Toledo (PJ), a quien se le asignó una suba del 23%.

Las diferencias de los montos anuales surgen de la comparación entre los anexos (cuadro de cifras para cada municipio) de los decretos de 2009 y de 2010. Todos reciben una suba en las partidas, pero la capital quedó con el índice menor. Otro municipios que tampoco llegaron al 19% promedio de aumento son Bella Vista, que conduce Luis Espeche (PJ), con una suba del 15%; y Tafí del Valle (Carlos Rodríguez -PJ-) con tan sólo 13% (Ver "Cuadro comparativo...").

El Pacto Social es un acuerdo entre el Gobierno y los municipios, por el que la Provincia envía los fondos para el pago de los sueldos de los estatales. Las Municipalidades, a su vez, deben ceder la coparticipación. De ese modo, se garantiza la paz social en Tucumán: el Gobierno otorga los préstamos, los municipios pueden abonar los sueldos y en tiempo y forma y devuelven esos fondos con los recursos coparticipables.

Las diferencias establecidas en el DNU entre las intendencias del interior y la que conduce Amaya fue justificada ayer por el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo. (Ver "La Capital se queda...").

De licencia

Desde el viernes, el intendente capitalino está en uso de licencia: la Municipalidad quedó interinamente a cargo del presidente del Concejo Deliberante, Ramón Santiago Cano (PJ). El edil, a su vez, firmó ayer la convocatoria a una sesión extraordinaria del Concejo Deliberante para que se vote la adhesión al Pacto Social 2010. Esto implica que los ediles volverán al recinto mañana, a las 9, pero con varias ausencias ya que algunos se encuentran fuera de la provincia.

Entre los argumentos del llamado a sesión extraordinaria se manifiesta que "el decreto permitirá seguir obteniendo resultados satisfactorios con la dignificación y el crecimiento del municipio".

Además, el documento firmado por el concejal Cano especifica que "es intención del municipio continuar con la metodología que garantice y contribuya con la paz social y a tal efecto es conveniente la suscripción de los convenios para obtener financiación".

El proyecto de ordenanza determina en el artículo tercero que en caso de necesitar fondos por futuros incrementos salariales, el municipio podrá reasignar dinero del Pacto para Obras Públicas. En la capital, esa partida tiene un tope de $ 62,4 millones.

Sin modificaciones

Así como en el Pacto Social para sueldos hubo cambios en los montos y diferencias entre los porcentajes de aumentos según el municipio, el convenio para obras públicas no tuvo modificaciones. Los 18 municipios que suscriben el Fondo Fiduciario para Obras dispondrán durante este año del mismo monto que en 2009.

Comentá la nota