Pacto político gremial con el candidato K.

Sindicalistas del sector estatal se alinearon a la candidatura del representante de los Kirchner. En la nómina figuran los gremios más combativos contra Arturo. Están los docentes, hospitalarios, judiciales. También aparecen municipales, empleados de comercio y hasta periodistas y fotógrafos. Dicen que Ríos "es el cambio".

El dato

Dirigentes de entidades del sector estatal corrigieron la información distribuida por la campaña de Ríos. La adhesión es de carácter personal no institucional.

El kirchnerista Roberto Fabián Ríos tiene su propia logia gremial para la candidatura a la gobernación: se denomina Movimiento Sindical "Solidaridad para el Cambio". Se formalizó el viernes último, pero varias de las entidades integrantes de ese nucleamiento ya venían trabajando en sintonía con el representante de la pingüinera desde hace bastante tiempo, algunas subrepticiamente, otras sin disimulo. Coincidencia o no, son los gremios que fogonean la protesta contra el actual Gobierno provincial.

Según la información divulgada por la oficina de campaña de Ríos, aproximadamente 35 organizaciones crearon el mencionado movimiento que tiene un objetivo central: hacer que el kirchnerismo gobierne Corrientes. Para alcanzar esa meta se juramentaron respaldar la candidatura de Ríos y están trabajando fuerte en política. El núcleo duro de esta agrupación sindical está conformado por las entidades más combativas contra la administración de Arturo Colombi.

Docentes y hospitalarios que vienen protagonizando una seguidilla de paros, encabezan la nómina sindical de "Ríos Gobernador", en la lista también figuran los judiciales (provinciales y nacionales), los viales y bancarios, los municipales, los mercantiles y luego una ristra de entidades de menor poder de fuego, pero con sellos distintivos, por caso los privados del sector gastronómico, madereros, me-cánicos, marítimos, soderos, farmacéuticos, los trabajadores de entidades deportivas.

En apoyo del candidato kirchnerista también confluyen -según dice el parte de prensa- varios gremios vinculados a los medios de comunicación, a saber: canillitas, empleados de televisión, los periodistas y hasta los reporteros gráficos.

Pero lo llamativo de la nómina de entidades que dan vida al movimiento (ver recuadro) no es la composición heterogénea que mixtura estatales y privados, sino que buena parte de los sindicatos del sector público son los que desde hace tiempo persisten en un inflexible plan de lucha. Tal el caso de los docentes que rechazaron un acuerdo con el Ministerio de Educación para insistir con los paros. Ya llevan 21 días de huelga desde que comenzó el ciclo lectivo. Suteco, que controla el democristiano Gerardo Marturet (aliado político de Ríos), Sadop de la justicialista Nancy Coronel y Acdp que gobierna José Gea, son los alfiles sindicales del kirchnerismo y también, al mismo tiempo, los que motorizan la protesta en las escuelas.

Lo mismo sucede con los hospitalarios de Atsa, que también vienen hilvanando paros. Hoy, por ejemplo, tiene programada una medida de fuerza.

Esta relación entre Fabián Ríos y los dirigentes gremiales abona las sospechas del Gobierno sobre un pacto político-sindical para crispar el clima social camino a las urnas. Este pool de gremios fue también el que recomendó a los legisladores oponerse a la homologación del PAF. El fin de semana, en Santo Tomé, el candidato Ríos reconoció que le bajó el pulgar al PAF, lo que impidió tener recursos frescos a la administración de Arturo Colombi.

A mismo tiempo, el representante de los Kirchner ya negoció con los gremios que hoy hacen paro, una tregua para cuando llegue al gobierno, si es que eso sucede. Los sindicatos prometieron, a cambio de aumento de salario, que durante dos años no harán medidas de fuerza.

Una suerte de contrato prenupcial. Salvando la distancia, es el modelo que aplicaron el intendente Vignolo y el gremialista municipal Gabriel Romero, que fueron socios electorales en 2005. Ahora Gabriel Romero (Aoem) es aliado de Fabián Ríos, pero sigue sin chistar contra su socio Vignolo.

Paradójicamente el jefe de la Federación de Sindicatos Municipales (Festramco), el peronista Pedro Lugo, está anotado en el movimiento sindical de Fabián Ríos. ¿El contrato prenupcial también rige para los municipios? Ya se verá.

Comentá la nota