"Hay un pacto entre Juez y Daniele"

"Juez levantaba las asambleas que le hacían, entregando nombramientos, horas extras y prolongación de jornadas".
Daniel Giacomino dice que la virulencia que alcanzó por estos días el enfrentamiento con Luis Juez no tiene que ver con la campaña electoral de cara el 28 de junio. Al respecto, niega que desde el kirchnerismo lo hayan mandado a pegarle a su antecesor y hoy primer postulante a senador por el Frente Cívico. Sin embargo, asegura que hay "un pacto" entre Juez y el titular del gremio de los empleados municipales (Suoem), Rubén Daniele, que nació con "el nombramiento de amigos" del sindicalista en el Palacio 6 de Julio.

Durante una entrevista con La Voz del Interior , Giacomino afirmó que al asumir el cargo, en diciembre de 2007, recién se enteró de que juez le había pasado a planta permanente a más de 4.000 empleados.

Los que sigue es parte de la entrevista con el intendente.

–Usted habla de un pacto Juez-Daniele. ¿Cree que puede llegar a desestabilizar su gestión como intendente?

–Mire, el resultado del pacto ha sido la destrucción del Estado municipal y un crecimiento muy fuerte del poder de Daniele, porque aumentó la cantidad de nombramientos de gente propia; hijos de empleados, de amigos. Entraron punteros de Juez y amigos de Daniele. Yo no sé si esto tiene que ver con una campaña de desestabilización. Lo que sí digo, claramente, es que Juez y Daniele son socios

– Pero Juez ha dicho que usted fogonea una campaña "mugrienta" en su contra.

–Mugriento es el que agravia, el que insulta; mugriento es el que usa calificativos que no tienen nada que ver con la verdad. Yo digo cosas concretas: le presento a la sociedad lo que ha sido la gestión de Juez en alianza con Daniele. Todo el poder que Juez le ha dado a Daniele. Por eso hablo de la incapacidad de Juez para gobernar. Esto es decirle a la gente la verdad, de cómo acumuló poder el gremio. Juez ha dicho que nunca tuvo un día de paro; es mentira, tuvo cientos de asambleas, pero, ¿cómo las levantaba?, entregando nombramientos, entregando horas extras, prolongaciones de jornadas. Eso se puede chequear.

–Llama la atención que los cruces entre usted y Juez hayan alcanzado virulencia en plena campaña electoral.

–No es una pelea de campaña porque no es el primer cruce que tenemos. Se ha llegado a una situación límite en la Municipalidad y nos pareció conveniente comentarle a la gente claramente todo lo que hemos visto en este tiempo; y lo hemos puesto en una solicitada que quizá ha causado un poco más de estrépito, pero muchas de las cosas que digo ahí ya las dije antes.

–¿Por ejemplo?

–La forma de gobernar. Tomemos el último año y medio de gestión Juez –donde había mucha plata, porque a pesar de que recibía un peso de coparticipación había plata, porque eran los mejores años de recaudación– y lo comparemos con este año y medio que llevamos nosotros, con la crisis que hemos tenido, y yo llego a la conclusión de que Juez ha sido un incapaz para gobernar. Es un incapaz.

–Sobre los nombramientos de agentes municipales que le endilga a Juez, usted estuvo cuatro años al lado de él. ¿No sabía nada de esos nombramientos?

–Yo estuve dos años de viceintendente y en esos dos años bajé la mitad de personal en el Concejo Deliberante. Los últimos dos años estuve más alejado de la gestión (asumió como diputado nacional). Cuando se dijo que yo era un "jefe de gabinete virtual" estuve 15 días en esa función porque me di cuenta de que no querían cambiar nada. Es cierto que estuve en el Frente Cívico cuatro años, pero toda esta información de nombramientos yo no la tuve hasta que asumí. Cuando se hizo el pase a planta permanente de cuatro mil y pico de personas, hasta diciembre de 2006, yo dije públicamente que estaba en contra. Cuando se hizo ese concurso "trucho" yo dije que estaba en contra y lo dije en plena campaña electoral. Y después, durante el año 2007, se nombraron a otros dos mil tipos más, que fue lo que me encontré cuando asumimos.

–¿Por qué los agravios subieron de tono ahora que avanza la campaña electoral?

–Yo no agravio. Yo he dicho la palabra incapaz. Hablo de un pacto entre Daniele y Juez, pero nunca he agraviado. He dicho verdades. Dije cuántas personas con sumarios encontré cuando asumí: ladrones, coimeros que venían de un año de protección. Gente que reducía los cajones de muertos para vender los bronces. Yo he dicho realidades. Cuando hablé de que Juez cobraba 2.500 pesos por mes y cambiaba el auto todos los años no estábamos en campaña; cuando le dije al fiscal (Hugo) Amayusco que investigara el enriquecimiento de Juez no estábamos en campaña.

–Pero la pelea ha subido de tono ahora. ¿El ex presidente Néstor Kirchner le pidió a usted que ocupe este rol en la campaña, atacando a Juez?

–Kirchner no me pidió absolutamente nada. Muchas de estas cosas ya las había dicho antes y algo incorporamos ahora con una solicitada. Quizá ahora se vea como algo electoral, pero no es problema mío. No es un pedido de Kirchner. No es una estrategia de campaña. Además, no soy el único que le pega a Juez; Mondino y Mestre también le pegan.

–¿Qué va a pasar con la Municipalidad cuando se apague la crispación de la campaña?

–Seguiremos denunciando lo que encontremos. Estoy gobernado y voy a seguir gobernando. Seguiremos haciendo los ajustes que tengamos que hacer. Bajamos un 30 por ciento las horas extras que habían crecido de manera extraordinaria con Juez. Seguiremos discutiendo con Daniele.

–¿Cómo toma que Walter Nostrala haya salido a darle la razón a Juez en esta pelea?

–De Nostrala prefiero no hablar, por cuestiones familiares.

–Usted dijo a poco de asumir que si Daniele lograba torcerle el brazo, se iba de la Municipalidad. ¿Todavía no se lo torció?

–Daniele no aumentó su poder durante mi gestión. En esta última negociación salarial pedían un 25 por ciento y se llevaron un seis por ciento.

Lo que dijo Luis Juez

Sobre Giacomino

"(Giacomino) se va a terminar muriendo como Kung Fu. No sé que le pasó, lo agarró Cristina y se obnubiló. Creyó que era Pampita".

Sobre los K

"Giacomino encabeza una campaña mugrienta que el kirchnerismo ha decidido instalar en Córdoba".

Sobre los empleados

"Nombré a 2.500 tipos que estaban con contrato hace 15 ó 16 años. Les di dignidad laboral, y eso lo sabía Giacomino".

Comentá la nota