"Paco, finish".

Fue una frase en el acto de inauguración de la principal obra hidroenergética en la historia provincial.
La frase de la Presidenta se escuchó claramente en el salón y arrancó la risa de todos. "Paco, finish", le dijo Cristina Fernández al presidente de Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE), Francisco Alcoba, más conocido por Paco que por su nombre de pila. Fue cuando estaba finalizando la teleconferencia para dejar inauguradas las obras civiles y las turbinas para la generación de energía del dique Los Caracoles, la principal obra hidroenergética en la historia provincial, que ayer mismo empezó a aportar energía eléctrica al Sistema Interconectado Nacional.

Ya la Presidenta había dado la orden formal para que "se enciendan los motores de las turbinas", habían hablado Alcoba, el gobernador Gioja y Cristina Fernández, cuando "Paco" quiso retomar la palabra para agradecer el apoyo nacional a las obras y vino la frase que hizo reir a todos.

El acto había arrancado en la sala Rogelio Cerdera de la Casa de Gobierno con un video institucional que se podía ver a través de tres pantallas planas distribuidas en el salón, dos para funcionarios y periodistas y la otra orientada hacia la mesa que presidía el acto, encabezada por la Presidenta de los argentinos y el gobernador Gioja.

En el video aparecían titulares de DIARIO DE CUYO que hablaban de las obras paralizadas y después venía la palabra del mandatario provincial anunciando el reinicio de los trabajos luego de haber salvado una serie de problemas contractuales con las empresas.

Terminada la proyección, empezó la teleconferencia, la segunda vez que se utiliza en la historia del dique. La primera, el 10 de octubre del año pasado, fue cuando Cristina Fernández ordenó desde Olivos que empezara el llenado de Caracoles.

Del otro lado de la pantalla, en la sala de control del dique, estaban Alcoba y Vicente Valdez, responsable del equipamiento electromecánico de la obra.

Alcoba aprovechó para explicar que la central del dique está compuesta por dos máquinas de 62,5 megavatios de potencia, lo que implica un total de 125 megavatios, que es lo que puede brindar la obra.

Acto seguido, la Presidenta ordenó: "Que se encienda esta obra, una de las más importantes en materia hidroeléctrica de la República Argentina y la más importante en toda la historia de San Juan", ante el aplauso de los presentes en el salón.

En la mesa de autoridades, junto a la mandataria nacional y al gobernador se encontraban el vicegobernador Rubén Uñac; el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido; el titular de Infraestructura de la provincia, José Strada; el ministro de Salud Pública, Oscar Balverdi; el intendente de la Capital, Marcelo Lima, y el secretario de Obras Públicas, Carlos Gil.

"Le pido, señora Presidenta, que les diga a todos los argentinos, que los sanjuaninos estamos muy orgullosos de poner a disposición de todos los argentinos estos 125 megavatios de potencia, para que los destinen a la producción, a la generación de riqueza, de trabajo y al bienestar que nos merecemos todos".

Al hacer uso de la palabra, el gobernador Gioja dijo que "hoy hemos cumplido y tenemos la inmensa alegría los 700 mil sanjuaninos de tener en un desierto un dique más. No sabe usted lo que eso significa".

Y destacó que "en este dique hay 560.000 millones de litros de agua guardada, porque por ahí se dicen algunas pavadas. Los que más necesitamos cuidar cada gota de agua dulce que hay en esta provincia somos los sanjuaninos, que vivimos en un desierto y jamás haríamos algo para tirar o no usar al mango esa agua".

A su turno, la Presidenta dijo que "estamos volviendo a poner a la Argentina en el lugar del cual nunca debió haber salido, porque la energía la necesitan los pueblos que trabajan, los pueblos que sus habitantes pueden consumir".

"Cuando no hay trabajo y cuando no hay habitantes que consuman, no es necesaria la energía", sostuvo la mandataria nacional.

Comentá la nota