El PACh Propone

El Comité Comodoro del Partido Acción Chubutense propuso la conformación de una comisión de juristas, para que elaboren una reforma del sistema electoral en Chubut y se pronunció además por el sistema de "boleta única" para evitar posibles fraudes
El documento, firmado por Carlos Otamendi y Marta Ricca, tiene la histórica construcción de los pronunciamientos político-partidarios, en desuso desde la aparición caótico de los "power-pointeros" y su sucesión de frases ridículas, desideologizadas pero, eso sí, adornadas lindamente con dibujitos o fotos.

El PACh, al menos este PACh, se tomó en serio la convocatoria gubernamental y su documento está escrito por aquello que el Gobierno denomina "cuadros políticos", aunque en Fontana al 50 escaseen bastante. Para sostener esta afirmación, propia de Rawsonline es cierto, apenas si habrá que leer.

El documento propone medidas de orden político-institucional, como la boleta único y la reforma del sistema electoral provincial (pervertido como nunca antes por la creación de sublemas encubiertos del PJ para burlar la Constitución); sociales y económicas.

Sugiere la limitación del gasto electoral y el acotamiento de los tiempos de campaña, junto a la eliminación de las retenciones como método para reimpulsar la economía.

Más o menos discutible, como todas las cuestiones de la política, el pronunciamiento tiene un valor en sí mismo: hacía mucho, demasiado tiempo, que la política en Chubut se arrastraba hacia una decadencia permanente, en medio de una alarmante ausencia de ideas y aturdida, a la vez, por el ruido más de una vez mentrioso de la propaganda oficial.

Después de esta introducción, demasiado extensa para tal carácter es cierto, esta es la propuesta del PACh para el diálogo.

DIALOGO POLITICO.

Proyecto de propuesta del Comité Comodoro Rivadavia del PACH

1.Calidad Institucional.

Sistema electoral.

El Partido de Acción Chubutense, tiene su origen –entre otras motivaciones- como consecuencia de un ‘juicio político’ que importara una manifiesta utilización espúrea de las instituciones de nuestra Constitución. Consecuentemente, la calidad institucional ha sido, es y será uno de los principios liminares de esta agrupación.-

En esta línea, expresa que;

El primer paso para asegurar la calidad de nuestras instituciones –y con ello la legitimación social y política de funcionarios y representantes-, debe enderezarse a garantizar procesos electorales transparentes e incuestionables.-

Hasta tanto resulte factible implementar el sistema de voto electrónico, el sistema de boleta única conforma un sustancial avance respecto del utilizado hasta aquí, por cuánto elimina la posibilidad de sumatoria de votos por distintas boletas a un mismo candidato, impide las dobles candidaturas y termina con el robo y/o la falta de boletas.-

Debiera asimismo limitarse el plazo durante el cuál se desarrollarán las campañas políticas. El PACH estima que un período preelectoral de no más de sesenta días corridos resulta un espacio de tiempo más que suficiente para que los partidos expongan sus propuestas. La limitación que se sugiere resulta ineludible en las actuales circunstancias, dada la gravedad de la crisis global cuya extensión obliga (o debiera obligar), a concentrar todos los esfuerzos de todos los partidos políticos en un diálogo leal y eficaz que permita atenuar al menos el impacto, en particular respecto de los sectores más débiles de la sociedad.-

El PACH propone también, la estricta limitación del gasto en las campañas políticas, así como una equitativa distribución de los recursos públicos a los partidos políticos, de modo que todos tengan la oportunidad suficiente de difundir sus propuestas, programas y plataformas. La distribución de un porcentual de tales fondos por partes iguales entre los partidos y otro según la proporción de votos obtenidos en la última compulsa electoral contribuiría a resguardar adecuadamente el principio republicano involucrado.-

A fin de instrumentar las modificaciones pertinentes al sistema electoral vigente, el PACH propone la conformación de una Comisión de Juristas integrada por representantes de todos los partidos políticos y los tres poderes del Estado Provincial que debiera elaborar el proyecto de reforma en un plazo de treinta días corridos a partir de su conformación.-

La representación.

En Octubre de este año, los ciudadanos de la Provincia del Chubut elegiremos representantes al Congreso de la Nación. Tal comicio no involucra el juzgamiento por la ciudadanía de las administraciones políticas del Estado, sino la cuidadosa selección de aquellos y aquellas que habrán de representarnos a todos. Este elemental principio esencial de la vida republicana ha sido soslayado no pocas veces en nuestra historia. Así, quienes son sencillamente mandatarios de sus conciudadanos que son los mandantes, a menudo han olvidado esta condición después de acceder a sus cargos, prestando mayor atención a las opiniones –cuándo no lisas y llanas órdenes- de sus jefes políticos que al pueblo que los ungiera como representantes a quién rara vez consultan. Ello ha derivado en una grave pérdida de calidad de las representaciones políticas y una consecuente deslegitimación social del Poder Legislativo.-

El PACH propone a todos los partidos políticos comenzar a corregir esta manifiesta tergiversación de los principios republicanos liminares, a cuyo fin manifiesta que convendría a los mandantes –es decir a todos los votantes- que quienes aspiren a ejercer su representación expliciten en forma clara, precisa y fehaciente mediante compromisos escritos que posiciones habrán de sostener como mínimo en los asuntos que resultan fundamentales para toda la sociedad, de modo tal que el cumplimiento estricto de tales compromisos pueda ser efectivamente demandado por cada ciudadano. Ganará así en calidad el Poder Legislativo. Ganará el ciudadano que obtendrá garantías de que aquel a quién eligió para representarlo se atendrá al mandato que se le otorgó. Ganará la sociedad que obtendrá previsibilidad respecto de las políticas públicas. Porque aunque parezca de perogrullo, es tiempo de recordar que el poder corresponde al pueblo quién lo ejerce a través de sus representantes. Los Poderes Ejecutivos administran la cosa pública (o debieran hacerlo), conforme a tal voluntad popular que se expresa en el Poder Legislativo.-

2.La coyuntura económica y social.

El proceso global de recesión económica se anticipa será largo e impactará dolorosamente en el plano social. Nuestro país no escapará a las consecuencias que ya comienzan a manifestarse. En este marco, solo una irreflexiva irresponsabilidad podría habilitar que la sociedad y muy en particular sus representantes y gobiernos se aplicarán a la politiquería, las disputas personales y privilegien sus ambiciones por sobre el debate franco, mesurado e inteligente enderezado a procurar minimizar el impacto de la crisis.-

Afirmamos que se necesita de todos. Si algo no se necesita en esta coyuntura, es el desprecio o la intolerancia respecto de las opiniones e ideas ajenas. El PACH como siempre, compromete su participación seria en los procesos orientados a obtener soluciones puntuales y concretas.-

Así, si bien no es este el ámbito para su desarrollo, sostiene que los esfuerzos debieran centrarse en los siguientes puntos;

a) Extremar la austeridad en el sector público y debatir y analizar en profundidad la asignación del gasto a fin de optimizar al máximo el uso de los recursos. Para que esto no resulte una mera declaración de intenciones se requiere el más amplio acuerdo social, ya que es natural la resistencia de los distintos sectores del Estado a limitar sus presupuestos.-

b) Desarrollo de políticas anticíclicas que impliquen fuertemente al sector privado y que necesariamente conllevarán un cuidadoso estudio de las inversiones que habrán de priorizarse en materia de infraestructura vial, portuaria, energética, minera, agropecuaria e industrial pero también y muy especialmente en materia de educación y salud.-

c) Procurar el sostenimiento de los empleos existentes, lo que no se obtiene eficazmente mediante imposiciones o declaraciones públicas demagógicas. Cada empleo público o privado debiera constituir en lo sucesivo una cuestión de Estado. Y cuándo se trata de cuestiones de Estado, el gobernante, el representante, por si solos más allá de sus buenas intenciones no pueden. Se requiere el concurso de todos.-

d) Preveer la asistencia que crecientemente demandarán los sectores más postergados sin vacilar en recurrir a las numerosas y altamente meritorias organizaciones no gubernamentales involucradas en esta tarea y a las Iglesias que tienen un comprobado compromiso con la cuestión social.-

3.La cuestión federal.

El Estado federado de Chubut no puede, menos en las actuales circunstancias, seguir cediendo recursos que le son propios. Debiera constituir una política de Estado de Chubut, -que como tal cuente con el acuerdo de todos los partidos políticos-, demandar activamente la eliminación de las retenciones a las exportaciones –un impuesto manifiestamente inconstitucional- que implican la entrega a la Nación de una enorme masa de recursos. En la misma línea, no puede ni debe continuar postergándose un debate serio que concluya en una ley de coparticipación equitativa que no tenemos y que importa también ceder más recursos que nos pertenecen. La justicia de estos reclamos no se desmerece por los habituales y demagógicos planteos que intentan fundar el quebrantamiento de nuestra Constitución en esta materia apelando a una supuesta solidaridad. Porque nadie cuida bien lo que no le pertenece. A cada uno lo suyo. Que cada uno administre escrupulosamente lo que le corresponde. Y luego si es necesario asistir a otros Estados federados o hacer aportes extraordinarios al Gobierno federal debatámoslo, analizemoslo y que se hagan. Pero que quede constancia de quién dá y quién recibe. Este es el modelo de nuestra Constitución federal. Este es nuestro modelo y el de todos los argentinos.-

Comentá la nota