Pablo Vieta será candidato en General Pico

El joven dirigente político se lanza al ruedo en busca de cosechar consenso para pelear por la intendencia piquense. Contaría con el aval de dirigentes intermedios que buscan oxigenar al radicalismo local.
La temperatura ambiente del clima político sigue en pleno ascenso en 2010. Ayer se confirmó que el joven dirigente del radicalismo, Juan Pablo Vieta, es un firme precandidato a intendente dentro de las filas del centenario partido. La postulación fue confirmada por fuentes irreprochables que agregaron la intención de Vieta de alcanzar un "amplio consenso" dentro de la UCR para aceptar el complicado desafío electoral de 2011.

Vieta, de 29 años, es licenciado en Ciencias Políticas y un colaborador permanente del senador Juan Carlos Marino. A pesar de este acercamiento político con los denominados "blancos" la idea central que mantiene Vieta es de un generoso acuerdo de todos los sectores internos del radicalismo piquense, para fortalecer su candidatura a la intendencia. La oposición es conciente de la debilidad en estructura y recursos frente a la maquinaria electoral que suele desplegar el justicialismo en cada elección. Para el oficialismo, General Pico es un "bastión del peronismo". Una derrota en la ciudad, como un triunfo por demás ajustado, significaría en 2011 resignar el gobierno provincial.

Oxígeno.

Para muchos militantes y simpatizantes del centenario partido, la llegada de un candidato nuevo, pero con una historia identificada con la UCR, podría "oxigenar" al partido. Recientemente, se conoció la decisión del otrora dirigente Juan Carlos Passo, de renunciar al radicalismo y conformar una junta vecinal. La movida, anunciada en diciembre, sacudió en parte la grilla de posibles candidatos.

Semanas después, un sector interno manifestó la intención de postular a Roberto "Tito" Reinoso como la persona ideal para pelear la comuna. La propuesta chocaría con la no "voluntad política" del ex legislador para ese cargo. Otro de los nombres mencionados es el del empresario, Julio Pechín, pero sus aspiraciones serían ocupar un lugar en la lista de diputados provinciales. Así lo indican sus acciones, como también el discurso permanente que suele desgranar Pechín.

Resistencia.

La llegada de Vieta podría encontrar cierta resistencia en algunos dirigentes, proclives a elegir un candidato con mayor experiencia. Esa aspiración se daría de lleno con una serie de nombres que siempre aparecen en las especulaciones políticas, pero que nunca terminan por aceptar. En cambio, Vieta tendría la "firme determinación" de trabajar por su candidatura, con un "proyecto amplio y distinto" para la ciudad.

El joven dirigente piquense esperaría "visualizar" en el tiempo como se dan las cuestiones en el comité local y qué oferta electoral se pretende presentar a la sociedad, para luego iniciar el difícil camino hacia la nominación.

Vieta no cuenta con estructura partidaria propia, cuestión que lo coloca en desventaja con otros posibles aspirantes. Sí tendría el aval de dirigentes intermedios que ven en la renuncia de Juan Carlos Passo y el crecimiento del partido a nivel nacional, la chance política de ubicar a la UCR piquense de nuevo en los primeros planos. Habrá que ver si lo que asoma con fuerza en una decisión personal, se convierte en un proyecto colectivo. Desde el entorno de Vieta se asegura que decisivos apoyos sostendrían sus aspiraciones.

Comentá la nota