Pablo Pintos: "Yo dejo todo, mi vida es San Lorenzo"

Dice que siempre lo motivaron los partidos de Copa y que esta tarde habrá que tener cuidado en la defensa.
Por su aspecto y esa particular manera de jugar en su puesto, cualquiera sospecharía que se trata de un fiel exponente del fútbol brasileño. Incluso, por esa filosofía que muestra con la pelota, hasta podrían llegar a pensar que nació en Ipanema, Copacabana o frente a alguna otra playa carioca. Pero no. De ninguna manera. Pablo Pintos nació aquí, en esta ciudad que luce cargada por la parafernalia política que imponen las elecciones del domingo. Y llegó a este mundo, más precisamente, en Cordón, un barrio de casas bajas que resistieron al furor de la construcción moderna. Justito ahí, donde este lateral diestro, pelado como Roberto Carlos y devoto admirador de Cafú y Maicon, nada menos, quedó flechado por el fútbol.

"Ojo que soy bien uruguayo", aclara Pintos, canceriano de 22 años, recién llegado a su país, cuando Clarín le marca su similitud con los notables marcadores de punta surgidos en Brasil. Aunque reconoce: "Me gusta mucho cómo juegan, cómo se mueven. Siempre trato de copiarlos. Como a ellos, me encanta pasar al ataque. Sé que tengo que mejorar la marca, pero de a poco lo voy a lograr". Será por eso que, desde que jugaba al baby fútbol en el club Ciclón de Cerrito, mucho tiempo antes de trascender en Defensor Sporting y en este Ciclón azulgrana, lo acompaña esa impronta verdeamarela.

Claro que Pintos no volvió a esta orilla para votar a Pepe Mujica (del Frente Amplio) o a Luis Lacalle (Partido Nacional), los principales candidatos presidenciales en los comicios nacionales. El defensor aterrizó con San Lorenzo, puntero e invicto en el torneo doméstico, súper ilusionado con esta Copa Sudamericana que alzó hace siete largos años. Y, lógicamente, no hay nadie que conozca mejor que este hombre de corazón celeste el terreno, el rival y la forma de encarar este duelo clave.

"Para mí no sólo es especial este partido por jugar en mi país. Siempre me motivaron los partidos de Copa", cuenta. Y dice de River de Montevideo: "Es un rival muy duro, que ataca mucho. Juega con tres puntas y hay que tener suma precaución en la parte defensiva porque su técnico, Juan Ramón Carrasco, es muy ofensivo. River, no hay que olvidarse, llegó hasta esta instancia por mérito propio. Dejó en el camino a un cuadro brasileño que no era fácil".

Contra River, pero de Argentina y por otra Copa, la Libertadores, lo había visto Diego Simeone en un ida y vuelta. Desde aquella vez, lo tenía marcado en su carpeta. "Jugué por izquierda en uno de esos partidos. No es mi puesto habitual. Pero lo hice bien. Se ve que le gustó al Cholo", apunta Pintos, que se afirmó en el lateral gracias al Polilla Jorge Da Silva, ex entrenador de Defensor Sporting.

¿Te seduce más la Copa que el campeonato?

Hay que trabajar partido a partido. No te puedo decir que quiero ganar uno u otro campeonato. Yo dejo todo, mi vida es San Lorenzo y cada partido que juego. Ojalá que podamos ganar algún título. Sería algo hermoso.

Comentá la nota