Pablo Baca sobre la situación fiscal: “Va a ser muy difícil si la Nación no remite lo que corresponde”.

El diputado de la UCR, Pablo Baca, señaló que el “kirchnerismo pretende que las provincias paguen el costo de la crisis” y expresó que esto acentúa “una forma de distribución de los ingresos que no se condice con el pretendido progresismo del partido gobernante”. Interpretó el legislador que en la actual coyuntura, signada por la reducción de ingresos coparticipables, recaen sobre las finanzas provinciales las consecuencias de la crisis.
Indicó –en este sentido- que “con la información ya disponible, es indudable que la situación fiscal de la Provincia va a ser muy difícil y hasta imposible, si la Nación no empieza a remitir los recursos que corresponden por coparticipación”. Hizo notar que los mecanismos implementados por el Gobierno Nacional para atender la coyuntura, afectan el esquema de distribución de ingresos por coparticipación, reduciendo los recursos de las provincias. Y esta reducción colisiona con las necesidades que registra la provincia en materia de ingresos, derivadas de la inflación y de las exigencias propias de los servicios provinciales”.

Por otro lado, señaló que, frente a la situación económica y social, es también necesario adoptar medidas en el ámbito local, para abordar la emergencia, minimizar las consecuencias y garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales. Observó el legislador que “cuando se produce una crisis, si el Estado no interviene oportunamente, los efectos son mayores y más graves e impactan con mayor fuerza sobre los sectores más vulnerables. Es necesario –continuó- definir la manera de hacer un uso racional de los recursos, reduciendo gastos superfluos o no esenciales, y priorizando medidas para sostener la eficacia de la institucionalidad estatal y amortiguar el impacto social. Hay que atender también al sostenimiento de la actividad económica y proteger el empleo”.

El diputado Pablo Baca consideró al respecto que la resolución de la crisis precisa medidas que deben ser el resultado del consenso, para lo que hay realizar un proceso de consultas con los sectores económicos y sociales, en el que los diferentes actores puedan, no sólo expresar sus demandas, sino también sugerir alternativas superadoras.

Señaló como “algo urgente” superar el conflicto con los docentes. “La salud de los dirigentes que se encuentran en huelga de hambre y la necesidad de normalizar el servicio educativo, obligan a las partes a recrear la confianza y asumir los compromisos necesarios para regularizar las clases. La situación hace temer desde ya el fracaso del año escolar. Y no es prematuro plantear el tema; mejor hacerlo ahora y no en noviembre cuando ya no haya remedio. Para muchos miles de chicos de Jujuy, que viven en hogares pobres, la educación pública es prácticamente la única oportunidad que tienen”.

Comentá la nota