Oyhanarte habló de su renuncia y le apuntó a Jefatura de Gabinete

Marta Oyhanarte, ex subsecretaria para la Reforma Institucional y el Fortalecimiento de la Democracia, confirmó ayer que renunció a su cargo debido a las insistentes trabas que le ponían sus superiores. Dijo que su objetivo en el Gobierno era lograr una mayor apertura a la sociedad de la información gubernamental, pero contó que en el último tiempo sufrió "una serie de hostilidades crecientes".
Oyhanarte se cuidó ayer de culpar al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, de haberla limado prolijamente hasta convertirla casi en una figura decorativa en su propio organismo, pero admitió que era él quien funcionaba en los hechos como su superior ya que el área que ella conducía "depende" de ese funcionario. La ex funcionaria enumeró en el canal TN lo que denominó como "hostilidades" hacia su cargo: contó que desde puestos superiores se había decidido el nombramiento en su propio equipo de "personas que no se correspondían con el perfil", ya que ella se había ocupado que en su subsecretaría siempre hayan trabajado funcionarios elegidos "por su curriculum, capacidades técnicas y valores morales".Entre su enumeración de "hostilidades", nombró el reemplazo que había sufrido una de sus máximas colaboradoras, Pamela Nilus, quien dejó su puesto para darle lugar al jefe de la agrupación kirchnerista La Cámpora, Andrés Larroque. En las últimas semanas, había sufrido, además, el desplante de quien era en los hechos su superiora inmediata, la secretaria de Gabinete Silvina Zabala, mano derecha de Aníbal Fernández.

Oyhanarte dijo sentirse frustrada: "Tomé conciencia de que el cargo se estaba convirtiendo en una carga", reveló, y agregó: "Tengo una gran tristeza y bronca porque se lastima el trabajo de estos años y de mucha gente que se comprometió con lo público, sobre todo profesionales jóvenes muy capacitados". También se encargó de hacer una diferenciación con respecto a cómo trabajó con los jefes de Gabinete anteriores a Aníbal Fernández: "En estos seis años trabajé con total libertad, desarrollando programas para fortalecer el vínculo entre el Estado y la sociedad civil para promover reformas institucionales para una democracia más transparente". Ayer, uno de los aliados del gobierno, el diputado electo Martín Sabatella, lamentó la renuncia de Oyhanarte: "Es una gran pérdida para quienes deseamos una mejor democracia".

La ex funcionaria había sido nombrada por Alberto Fernández en el 2003. En octubre pasado, Clarín descubrió que la web "Mejor Democracia", que ella manejaba, había sido dada de baja. Fue el principio del fin. Oyhanarte dejó varios proyectos listos para salir, como la construcción de una plataforma para que el Gobierno responda de manera más ágil a los pedidos de Acceso a la Información. Por ahora, todos esos planes quedaron en suspenso. El Gobierno aún no decidió quién la reemplazará en la difícil tarea de lograr que la administración K difunda información transparente sobre sus actos

Comentá la nota