Oyhanarte se fue con críticas

Oyhanarte se fue con críticas
La subsecretaria de Fortalecimiento de la Democracia se enfrentó con el jefe de Gabinete, a quien acusó de echarle funcionarios de su confianza.
"He trabajado durante seis años con libertad pero desde hace un par de meses se nos imponen restricciones de manera cotidiana". La denuncia formó parte del texto de la renuncia que ayer presentó la subsecretaria para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia, Marta Oyhanarte. Sin nombrarlo, sus dardos apuntaron directamente al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Como Crítica de la Argentina había adelantado el viernes pasado, Oyhanarte había acusado a Fernández de levantar el sitio "Mejor Democracia", donde se hacían públicas y accesibles las audiencias de todos los funcionarios del Ejecutivo; bajar la web "Auditoría Ciudadana", que promovía la interacción entre ciudadanos y gobernantes; y por último, echar a su mano derecha y designar en su lugar al jefe de la organización kirchnerista La Cámpora, Andrés "Cuervo" Larroque.

Desde su cargo, Oyhanarte se encargaba de motorizar todas las políticas públicas que colaboraran con el fortalecimiento de la democracia y de las instituciones del Estado. A las cuatro de la tarde presentó su renuncia. No se despidió de las primeras líneas del Gobierno. Se había tomado el fin de semana para elaborar su s argumentos.

El área que encabezaba depende directamente de la secretaria de Gabinete, Silvina Zabala, quien además de ser la mujer del jefe de Gabinete es la número dos de la Jefatura. Oyhanarte se quejaba ante sus colaboradores de que Zabala no le contestaba los mails ni los llamados telefónicos.

Luego de un largo recorrido por los objetivos y logros de su gestión, Oyhanarte enumeró los motivos que llevaron a su decisión: "Suspensión de actividades y de publicaciones ya programadas, pedido de renuncia a profesionales de alta capacitación técnica y designación de otros que no cumplen con el perfil requerido para el cargo, levantamiento de sitios web que dan cuenta de nuestro trabajo, prohibición de viajes a los municipios del Programa. Todo esto sin aviso previo, sin respuesta a llamados telefónicos, a notas o pedidos aclaratorios de nuestra parte y en un clima de hostilidad creciente. La autonomía intelectual y emocional que puse como condición para el ejercicio del cargo se ve afectada por estas medidas, por lo que he tomado la decisión de renunciar".

En el entorno de Fernández habían asegurado que "todos los contenidos" de las páginas levantadas se unificarían en el futuro en la página del área central de la Jefatura de Gabinete. El límite que determinó la salida de Oyhanarte, según revelaron sus colaboradores, fue el despido de Pamela Niilus, la número dos de la subsecretaría y promotora de todos los proyectos que llevaba adelante la oficina.

Su apartamiento fue sin diplomacia. Su oficina la ocupa ahora Larroque, uno de los jóvenes kirchneristas que integraron el chárter que viajó a Uruguay con motivo del partido de la Selección de fútbol. "He trabajado con la certeza de que no se cambia la cultura política de un día para el otro porque la participación y el cambio institucional son una ‘coproducción’ entre funcionarios y ciudadanos. Y esto lleva tiempo. Es un proceso complejo, de recreación de confianzas recíprocas", escribió Oyhanarte en su renuncia, difundida por cadenas de mails y en su página de Internet. La confianza con Aníbal Fernández, evidentemente, no había resultado una coproducción exitosa.

Comentá la nota