Oyarbide vinculó ayer la mafia de los remedios con el triple crimen

El juez federal Norberto Oyarbide adelantó ayer que "hay elementos muy notables y valiosos" en la causa por el triple crimen de General Rodríguez para la investigación que el magistrado lleva adelante en torno a la "mafia de los medicamentos".
En la causa por los remedios presuntamente adulterados, Oyarbide investiga al secretario general de la Asociación Bancaria, Juan José Zanola, y al empresario Néstor Lorenzo, entre otros. Las declaraciones del magistrado se dieron luego de que la Cámara Federal rechazara el pedido de recusación de Oyarbide presentado por la defensa del sindicalista.

"La causa es muy rica en datos. Además, cuento en estos momentos en mi despacho con la investigación del triple homicidio para contar con ese material para mi trabajado en la causa de los medicamentos", agregó Oyarbide.

La causa del triple crimen –a cargo del fiscal de Mercedes Juan Bidone– cuenta con 50 cuerpos de actuación.

Luego de la rectificación de la Cámara, Oyarbide quedó habilitado para disponer en los próximos días las indagatorias de los principales sospechosos: Zanola y su esposa, Paula Margarita Aballay –señalada como el principal nexo con Néstor Lorenzo y como administradora del Policlínico Bancario–; Lorenzo, dueño de la droguería San Javier, y el ex superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli.

"Sí, por supuesto", respondió Oyarbide cuando fue consultado por radio La Red sobre si la relación entre ambas causas puede llevar a un mismo camino.

La causa de los medicamentos truchos se conecta con el Triple Crimen, cometido en agosto de 2008, en el que fueron asesinados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, y con los aportes a la campaña Cristina Fernández, en cuya recolección habría participado Lorenzo.

Según había indicado el propio Lorenzo a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), había comprado a Forza la partida de medicamentos para los tratamientos para pacientes con hemofilia.

Por el triple crimen aún no hay imputados. Y respecto del móvil, las pistas apuntan a la actividad comercial de las víctimas: los medicamentos y la efedrina.

Comentá la nota