Oyarbide se defiende de las acusaciones opositoras

El juez federal Norberto Oyarbide se defendió ayer de las acusaciones formuladas por la oposición tras el sobreseimiento del matrimonio Kirchner en la causa que investigaba el supuesto enriquecimiento ilícito.
"Tengo el cuero muy curtido. De mí han dicho absolutamente todo lo que quisieron decir. Yo no estoy para ganarme el cariño de la población. Sé que hay decisiones que no calzan justo con las apetencias políticas, y lo siento muchísimo", dijo el magistrado en declaraciones a una radio AM.

Y lanzó: "Pídanme todos los juicios políticos que quieran, serán los organismos especializados los que deben decir lo que corresponde".

Oyarbide volvió a justificar el fallo: "Me ajusté al trabajo pericial hecho por el cuerpo de peritos más relevante de la Argentina, que responde a la Corte".

Y explicó: "Si los peritos estampan su firma, yo debo acatar, porque solicité ese estudio, cosa que nunca antes se había solicitado".

El juez volvió a atacar a los dirigentes que lo acusaron por el sobreseimiento. "Todos sabían que hacía más de un mes la causa estaba radicada en Peritos Contadores. Ahora resulta ser que cuando la pericia no condice con ciertos pensamientos políticos lo expulsan al decano", dijo.

Por último, disparó contra Elisa Carrió, que había dicho en una entrevista que "era un gran corrupto". El juez afirmó: "Desde el día que fui un espermatozoide, Carrió piensa que soy un corrupto".

Comentá la nota